Emre Mor, el nacimiento de una estrella

Ante la depresión que cundía en la sede de concentración de la selección turca, el antídoto fue un chaval de 18 años con origen danés: Emre Mor. No hay nada como la chispa de un chaval que, en un primera titularidad con su selección en la fase final de la Eurocopa, sorprendió con su juego hasta a su seleccionador, Fatih Terim, quien ya dio pistas que para el encuentro de ayer apostaría por el revulsivo.

La revitalización se produjo. Y tanto. Después de la actuación de anoche, ya comienza a aludirse al viejo tópico: ha nacido una estrella, un astro que ya figura como tal después de que el Borussia Dortmund lo haya adquirido por 9,5 millones de euros al Nordsjælland, equipo de la primera división de Dinamarca, país de donde es originario.

Los abucheos de jornadas anteriores, los conatos de violencia que dejaron de ser verbales, se convirtieron en gestos y gritos de asombro cada vez que el menudo extremo derecho tocaba la pelota. La sorpresa fue hasta de sus propios compañeros, que fueron contagiándose de su atrevimiento y descaro. "Si hubiéramos perdido, nos habrían aplaudido de todas formas. Eso es lo que hemos sentido", declaró al término del encuentro el Burak Yilmaz, autor del primer gol. El delantero turco, que ya lleva 11 años con la selección turca, no desvió la atención al ser preguntado por la posición de su entrenador. La apuesta de Fatih Terim por el joven futbolista, cuando estaba en la picota y casi a punto de la dimisión, fue sin duda un gran punto a su favor.

Naturalmente, el veterano jugador turco también mencionó el juego de su bisoño compañero "Es un jugador muy interesante. No lo conocía, pero cuando lo vi entrenar vi que era un regalo de jugador. Tiene mucho nivel. Tiene un futuro brillante y ya ha firmado por un equipo de una liga grande", recordó Yilmaz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios