Jiménez le quita hierro a los enfados de Luis Fabiano

  • El técnico cree que el nuevo desaire tras ser cambiado sólo responde a su ambición por ayudar.

Los dos desaires públicos de Luis Fabiano por sus dos últimos cambios no inquietan a Manolo Jiménez. El entrenador sevillista vivió en Valencia un gesto similar al que protagonizó el goleador brasileño ante el Fenerbahçe, cuando fue sustituido por Renato en el minuto 77. En Mestalla, el pichichi de la Liga volvió a realizar un gesto de enfado cuando Fazio lo sustituyó en el minuto 70, después de haber marcado los dos goles del triunfo. Sin embargo, Jiménez no comparte la idea de que esos gestos respondan al egoísmo del jugador, sino a su interés por jugarlo todo por su ambición y a sus ansias de ayudar al equipo a lograr los objetivos.

Evidentemente, detrás de este inconformismo de Luis Fabiano está tanto su mandato en la tabla de goleadores, con 22 tantos, y su pugna por la Bota de Oro como la incertidumbre acerca de su futuro. Mientras desde la capital de España se bombardea con el interés del Real Madrid en hacerse con sus servicios, el Sevilla juega sus cartas con tranquilidad, con el objetivo de renovar su contrato sabiendo que el puesto final en la Liga y la posible clasificación para la Champions marcarán el curso de los acontecimientos.

Jiménez entiende que a Luis Fabiano lo único que le pasa es lo que a muchos jugadores que se molestan cuando son cambiados. El técnico, cuyos mimos y conversaciones con el paulista han sido claves para su definitiva irrupción en Europa, ni siquiera ha creído necesario hablar de este asunto con el jugador, puesto que en el mismo aeropuerto de Valencia ya bromeó con él sobre el asunto. Y tampoco cree que esas actitudes contestatarias del jugador vayan a influir en sus futuras decisiones. "Si tengo que volver a quitar a Luis Fabiano porque lo demande el partido, lo haré sin problemas", dice taxativo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios