Enzo Maresca

“Jugar a la italiana es que el punta no sepa si va a tener una ocasión”

  • En defensa propia y del entrenador, el ex juventino pone sangre a la hora de sacar la cara por el equipo y por su juego · “Si me atacan diciendo que los centrocampistas de ahora serían los suplentes de los que estaban, me tengo que defender”, afirma

Comentarios 26

Renovado hace un mes y con galones de capitán, Maresca se ve con fuerzas para defenderse y defender al equipo pasando al ataque. No le han gustado ciertos comentarios que le acusan a él y a Romaric de ralentizar el juego de ataque y no entiende cómo se ha vuelto tan exigente una afición que hace poco estaba entregada.

–Se acerca un bonito partido.

–Sí, claro, son partidos que siempre gusta jugarlos y encima son importantes porque si ganamos nos pondríamos muy arriba.

–El Sevilla está ahí, pero el ambiente general es de cierto descontento. ¿Eso cómo lo lleva la plantilla?

–El ambiente en general no parece de lo mejor. En el vestuario se advierte en pequeña parte e intentamos ir a lo nuestro, hacer lo que más nos conviene, que es ganar. De la forma que nos gustaría es jugando bien, pero esto hay veces que no ha pasado, y yo soy de los que siempre han pensado que en el fútbol hay que quedarse con los puntos más que con el fútbol bonito. Luego la gente, la afición, vosotros la prensa... cada uno opina lo suyo.

–Hay de todo.

–Sí, es verdad. Es cierto que hay aficionados que están contentos con nosotros y otros que menos. Pero los que conocemos la realidad del fútbol somos nosotros y estamos contentos porque de nuestra parte tenemos los puntos.

–Ya lleva unos años aquí, y por la calle habrá notado esta semana más ilusionado al bético que al sevillista. ¿Es lógico?

–Cuando llegué aquí, no hace mucho porque ésta es mi cuarta temporada, el Betis acababa de ganar la Copa del Rey y decían que era mejor que el Sevilla, o era lo que yo tenía entendido. En los últimos tres años hemos estado siempre por arriba de ellos. Tampoco creo que tengamos que mirar al Betis, pero lo que sí es verdad es que tiene siete puntos menos que nosotros y parece que está haciendo una Liga increíble y nosotros con 24, al revés, una Liga muy mala. Esto es cuestión de exigirse. Nosotros es normal que no miremos al Betis sino a los que están arriba, pero también miramos la realidad del fútbol, que es muy difícil y sabemos lo que nos cuesta ganar los partidos.

–Se vio el pasado sábabo ante el Valencia, un equipo que no ha perdido todavía fuera de casa...

–El Sporting vino aquí y ganamos 4-3 y parecía una locura. Luego ellos han ganado al Valencia... en fin. A mí no me gustan las comparaciones, tanto en el fútbol como fuera del fútbol, pero creo que un equipo que tiene como nosotros 24 puntos, la mejor defensa de la Liga y a cinco puntos del primero... a mí me parece una locura que la gente no esté contenta, pero bueno... Un equipo que tiene casi el doble de puntos que la temporada pasada... no sé de qué se queja la gente. Se ha ido uno, se ha ido otro y que si el equipo es más débil, es más lento, defiende menos arriba... yo creo que con este equipo estamos haciendo las cosas muy bien.

–Usted que es italiano y que ha jugado en el Calcio, ¿ve al Sevilla de esta temporada más cercano a ese catenaccio? ¿Juega a la italiana o es el tópico fácil porque no encaja goles?

–Hombre, no sé si porque soy italiano, pero yo soy de los que miran los puntos. Ganar y ganar como lo hace el Barcelona le gustaría a cualquiera. A nosotros, los futbolistas, al mismo entrenador, al club, a la gente y a vosotros los periodistas. Ahora... hay una diferencia, que el Barcelona es el Barcelona y el Sevilla es el Sevilla. Eso es de toda la vida. El Sevilla intenta ganar los partidos primero, luego, si puede, jugando bien porque eso ya es perfecto. Pero si consigue ganarlos no jugando bien... Nosotros hemos ganado partidos jugando bien y no tan bien, pero al final lo que cuentan son los tres puntos.

–¿Pero este Sevilla crea menos ocasiones que el año pasado?

–Me ha preguntado por el Calcio. En Italia un delantero juega 95 minutos y no sabe si va a tener una oportunidad. Estamos en un país donde cada uno puede opinar lo que quiera y nadie te puede decir nada. Lo veo muy bien. Yo soy futbolista y valoro los números y los puntos y veo que tenemos casi el doble de la temporada pasada y la mejor defensa, por lo que deberíamos estar todos encantados. A mí, personalmente, me gustaría ganar como gana el Barcelona, pero sé que no soy el Barcelona. Yo no soy Xavi y, qué se yo, otro compañero no es Eto’o... ¿me entiende? Me gustaría ganar dando espectáculo, pero siempre no se puede.

–Porque el Barça también defenderá cuando hasta hace una jornada llevaba los mismos goles en contra que el Sevilla...

–Tampoco estamos aquí para opinar sobre cómo juega el Barcelona. Dígame un futbolista que no ataca en el Barcelona. ¿Daniel Alves? Ataca. ¿Sylvinho? Ataca. ¿Puyol? Mucha veces lo veo que ataca... Quiero decir, todo el mundo ataca, pero también todo el mundo defiende. Todo eso lo hace un equipo muy peligroso.

–Mucho se ha hablado también del ritmo de los centrocampistas del Sevilla...

–Otro tema que me gusta... (risas).

–¿Qué falta con respecto al año pasado? ¿Robar más arriba? ¿A lo mejor con eso no se acusaría a Maresca y a Romaric de lentos?

–Somos futbolistas y también entra dentro de nuestra profesión ver cosas que escriben de nosotros o que dicen en la tele o lo que sea... Yo no he visto desde principio de temporada un periódico que no haya escrito alguna vez que los medios centro defienden mal, que son lentos y que los de años anteriores eran futbolistas más rápidos o defendían mejor o no sé qué. Ahora le hago yo una pregunta: somos la mejor defensa de la Liga, ¿cómo se puede defender mejor?

–Era lo que se pedía o lo que se criticaba la campaña pasada...

–Sí, cuando todo el mundo nos metía goles. Siempre es así. Si se encajan goles, es cosa de todo el equipo. Luego con los centrocampistas la gente dice: no, es que antes... Antes con los medios rápidos o lo que sea teníamos la mitad de los puntos que ahora. Para la gente es fácil opinar, pero los números están ahí para quien quiera verlos. Luego hay futbolistas como yo, cuya característica principal no es la velocidad, sí, pero tengo otras características.

–Hombre, Maresca siempre fue una solución para partidos atascados. Siempre sabía buscar el hueco donde no había...

–A la gente le gusta hacer comparaciones. Aquí hay dos futbolistas que se han ido como Poulsen y Keita y, si miramos los números, son importantes, pero también es verdad que Poulsen hizo aquí dos años, uno muy bueno y el otro... (mueca) y Keita sólo un año, pero el equipo no estuvo a la altura... Para mí, ojalá sigamos así hasta el final los medios centro de ahora. No se puede decir más. Se escucha de todo, que los de ahora serían los suplentes de los de antes... A mí me atacan y yo también me defiendo. Creo que ninguno de los que se han ido ha hecho lo que yo la primera temporada, y no le hablo de los tres goles en dos finales (Eindhoven y Mónaco). Hice once entre Liga y UEFA. Simplemente me defiendo, pero no con mentiras sino con números. Le digo todo esto como respuesta a lo que la gente dice de que los medios de ahora serían los suplentes de los que estaban.

–La prueba de que todos los equipos son distintos y de que todo varía al cambiar figuras como Daniel, que sorprendía, o Keita, que robaba muy arriba.

–Sí, sí... está claro, Poulsen y Keita para robar los balones eran perfectos, pero no los tenemos y buscamos otras cualidades. A Daniel no lo tenemos para subir el balón y buscamos otras cualidades. Pero luego cuando la gente opina y te ataca, te defiendes.

–¿Igual que cuando le han acusado de peloteo con Jiménez por abrazarlo en algún gol?

–Contra el Espanyol. Sí, me han dicho algo y puede que haya gente a la que no le guste el míster y que preferiría que se fuera. Con el abrazo se ve que esta gente se quedó un poco mal. Lo hago simplemente porque atacaban al equipo, me atacaban a mí... El míster, después del derbi, no se merecía eso y hacemos piña entre nosotros. Todo el mundo decía que el entrenador se había equivocado igual que ahora dice que jugamos lento. Claro que a esa gente no le gustó mi celebración. ¿Cómo le iba a gustar?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios