Messi, ¿parar o arriesgar?

  • Las pruebas médicas confirman que la lesión del astro no es grave, pero la importancia de las citas que tiene el Barça complican la decisión de forzarlo

Lionel Messi y el Barcelona encararán durante la próxima semana una de las decisiones más trascendentes de la temporada: ¿parar o arriesgar? El argentino fue sometido ayer a unas pruebas médicas que dictaminaron que la lesión muscular que se produjo el martes en París fue de inferior gravedad a lo esperado. Cuando se esperaban unas tres semanas de baja, Messi sólo tendrá que pasar unos diez días de convalecencia, que serían incluso menos si decide arriesgar.

El argentino podría hasta apurar para estar en el partido de la próxima semana ante el Paris Saint-Germain en el Camp Nou, en el que se decidirá uno de los cuatro semifinalistas de la Liga de Campeones.

"Volveré pronto, por suerte no fue mucho", expresó Messi en las redes sociales mientras el Barcelona aclaraba en un comunicado que el argentino "es baja para el partido con el Mallorca y su evolución marcará la disponibilidad para los próximos partidos".

Ahora es cuando viene una decisión importante: ¿Intentar ayudar a su equipo en un partido tan exigente como el que le medirá al PSG (2-2 en la ida) o arriesgarse a empeorar la lesión sufrida y poner en peligro el resto de la temporada?

El Barcelona tiene el precedente de Xavi, que sufrió una lesión idéntica hace tres semanas, forzó para jugar un trascendental partido en Francia con la selección española y volvió a recaer de la misma dolencia. Pero ocurre que el encuentro del próximo miércoles se volvió muy peligroso para el Barcelona por tres razones: la estrechez del resultado, sus ausencias en defensa y la baja forma de sus delanteros.

El Barcelona encajó en París un gol en el descuento que sirvió para que el PSG mantuviera con vida la eliminatoria. El conjunto francés necesita ahora un triunfo mínimo para clasificarse, un reto difícil pero ni mucho menos imposible. Y todavía más que el resultado, al conjunto azulgrana le preocupan las lesiones porque sufrió la baja de Mascherano para seis semanas, una circunstancia especialmente dañina para un equipo que también tiene en la enfermería a los defensas Puyol y Adriano.

Es decir, al líder de la Liga sólo le quedan Piqué y el inexperto Marc Bartra como centrales puros. Las otras alternativas son situar a un centrocampista en la defensa -Busquets o Song- o hacer jugar a Abidal después de más de un año sin hacerlo tras un trasplante de hígado por cáncer.

A los problemas de efectivos se une además la messidependencia del Barcelona, un equipo que esta temporada está echando de menos una mayor contribución de futbolistas como Alexis, Villa, Pedro o Cesc. En ese sentido, el brasileño Daniel Alves abogó ayer por demostrar que el equipo es capaz de sobreponerse a la ausencia de cualquier futbolista, incluido Messi. "Es un aliciente para demostrar que podemos competir sin él si no está por lesión y que podemos hacerlo tan bien como cuando está Leo", declaró el lateral del Barcelona. Ahora le corresponde a Messi y sus técnicos tomar una decisión. Nada sencilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios