Moscú llama al embajador francés por las detenciones

El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso convocó ayer el embajador francés en Moscú para pedirle que Francia resuelva cuanto antes la situación de los 43 hinchas rusos detenidos ayer cerca de Lille y advertirle de que este hecho puede afectar a las relaciones bilaterales entre ambos países. Al embajador galo "se le subrayó que la instigación de ánimos antirrusos en torno a la participación de nuestra selección en la Eurocopa pueden dañar el clima de las relaciones ruso-francesas", señaló un comunicado difundido por la cancillería rusa.

Moscú también "hizo un llamamiento a las autoridades francesas para que presenten atención a la situación y resuelvan lo más rápido posible el futuro de los ciudadanos rusos detenidos" cuando se dirigían en un autobús a la ciudad de Lille para presenciar el partido que se disputó entre Rusia y Eslovaquia.

El fiscal de Marsella ordenó el miércoles la detención durante 48 horas de todos los ocupantes de ese autobús, retenido por la policía francesa, para investigar su posible implicación en los altercados en el puerto de Marsella, donde hinchas rusos e ingleses protagonizaron una batalla campal el pasado sábado. La cancillería rusa se quejó al embajador francés de que la decisión del fiscal marsellés fue "arbitraria y discriminatoria" hacia los aficionados rusos que viajaban en el autobús.

Horas antes, el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, tachó de inaceptables las circunstancias en las fue detenido ese autobús, sin que se avisara a las autoridades consulares de Rusia. "Es un hecho que los franceses faltaron a la Convención de Viena (sobre las relaciones diplomáticas). Las autoridades francesas debieron informar de esto en el momento de la detención a nuestra embajada o al consulado en Marsella. No lo hicieron", denunció Lavrov.

El titular de la diplomacia rusa aseguró que cuando los hinchas rusos se negaron a bajar del autocar, "los franceses ya estaban listos para llamar a las fuerzas especiales y asaltar el autobús".

El Comité de Disciplina de la UEFA decidió el martes descalificar a Rusia de la Eurocopa por los incidentes en el estadio Velodrome de Marsella, aunque dejó esa sanción en suspenso si su afición no protagoniza nuevos episodios violentos dentro de los estadios. El organismo impuso además una multa de 150.000 euros a la Federación Rusa por esos incidentes.

Mientras el lado diplomático trabajaba, los hinchas rusos volvían a hacer de las suyas por las calles de Lille. La prefectura de Policía de Nord-Pas de Calais anunció que 16 hinchas fueron detenidos en Lille, y que otros cinco fueron arrestados por embriaguez en un tren procedente de Londres.

Entre los primeros 16 se encuentran seis seguidores rusos implicados en los altercados del pasado sábado en Marsella. La nota añadió que esta misma tarde se paró un tren procedente de la capital británica en la estación del municipio de Hazebrouck, donde se detuvo a cinco personas por "embriaguez manifiesta".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios