Múnich siente la euforia

  • El Bayern llega al duelo europeo ante la Juventus en su mejor momento de la temporada tras una histórica goleada al Hamburgo

No pudo gritar campeón, pero el histórico 9-2 con el que arrasó el sábado al Hamburgo impulsó con goles y euforia al Bayern Múnich para una semana clave en la que luchará con la Juventus por el pase a semifinales de la Liga de Campeones y que podría verlo alzar su vigesimotercer título nacional.

De la mano de un renacido Claudio Pizarro, con cuatro goles y dos asistencias, el Bayern se dio el gusto de barrer el sábado en su propio campo a un rival sin receta ni norte y conseguir el triunfo más abultado de los últimos 13 años en la liga germana.

Aun con varios suplentes en la formación inicial -Pizarro, Arjen Robben, Luiz Gustavo-, el Bayern volvió a inscribirse en los anales de la Bundesliga con la décima victoria sucesiva en una ronda de vuelta. "Las últimas semanas nos habíamos vuelto un poquito humanos", admitió el director deportivo Matthias Sammer sobre los triunfos "normales" de 2-1, 3-2 ó 1-0 que venían encadenando los bávaros, "pero ahora quisimos volver a ser máquinas".

"Ya no nos pueden quitar el campeonato", se felicitó el técnico del Bayern, Jupp Heynckes. Sólo la victoria del Borussia Dortmund sobre el Stuttgart impidió que los bávaros se consagraran campeones alemanes de forma anticipada, algo que podrían conseguir si ganan el sábado al Eintracht Fráncfurt.

Pero no sólo la perspectiva de hacerse con un nuevo campeonato ni la excepcional goleada hacen soñar a la afición bávara con más títulos, sino la actitud del plantel, que no perdió la concentración ni la garra ante un rival inerme, según los analistas.

"Creo que mejor no se puede jugar. Pero para ser honestos, el Hamburgo estuvo muy debilucho", reconoció el holandés Robben, autor de dos goles asistidos por Pizarro, con quien formó un dúo letal en la noche muniquesa. Un día después del festival de goles se suman las voces que advierten del peligro de dejarse llevar por la euforia y destacan el abismo que separa al cohibido Hamburgo del sábado con la Juventus turinesa, que encabeza la Serie A italiana y acaba de vencer al Inter en Milán por 1-2.

"Espero que no nos hayamos gastado toda la pólvora", expresó el portero Manuel Neuer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios