Paco Chaparro regresa a Santander, su lugar talismán

  • Allí logró la permanencia el pasado 17 de junio y en la región cántabra conoció a su esposa

El pasado 17 de junio, Paco Chaparro acudía a Santander con un único objetivo en su mente, lograr la salvación del Betis. El técnico, que ni siquiera quiso firmar un contrato que lo vinculara más allá de aquella fecha, vuelve el domingo al escenario que lo elevó al santoral de los béticos.

"Cantabria siempre me ha trasladado buenas vibraciones, allí conocí a Concha, mi mujer", ha comentado en más de una ocasión el técnico trianero, que militó como futbolista en la Gimnástica de Torrelavega antes de retirarse en el Atlético Baleares. Y en el Nuevo Sardinero vivió una de citas más recordadas por los béticos en los últimos tiempos, logrando la permanencia con un equipo casi condenado al descenso.

El Betis no acude con la misma necesidad que entonces a Santander, pero Chaparro tampoco quiere que aparezca la relajación. De ahí, que la visita al Racing sea tomada como la primera oportunidad de olvidar las fatiguitas de la zona de descenso, las mismas que se evitaron en aquella tarde calurosa del mes de junio.

En el banquillo de enfrente, además, estará un técnico respetado por el trianero, Marcelino García Toral, el mismo que lo pudo suceder tras la victoria del pasado mes de junio. El asturiano siempre comenta a su gente más cercana que le gusta el carácter de Chaparro y el sello que le imprime a sus equipos, aunque tampoco quiere extenderse mucho más allá por aquello de evitar las polémicas.

Curiosamente, ambos técnicos han realizado un diagnóstico parecido sobre el Betis. Marcelino no llegó a un acuerdo con Lopera, por aquellas peticiones que consideraba imprescindibles, mientras que Chaparro ya ha deslizado que le gustaría cambiar ciertas cosas del Betis para aspirar a cotas más elevadas, aunque siempre respetando las posibilidades económicas del equipo.

Santander se cruza, de nuevo, en el camino de Chaparro y el trianero espera que se repitan las vibraciones alcanzadas aquel 17 de junio. Si eso se consigue, el futuro del Betis en Primera División estaría mucho más consolidado, al igual que en esa tarde en la que el técnico fue el salvador del Betis. Aunque tardaran meses en reconocer su labor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios