Pestano y Castillejo, a punto

  • El discóbolo pierde otra ocasión de subir al podio, ya con 34 años · El fondista acaba quinto, delante de Lamdassem

Mario Pestano y Carles Castillejo dejaron escapar la medalla en un día lluvioso y frío, penúltimo de los Europeos, que deparó pocas alegrías al atletismo español en el Olímpico de Helsinki. Castillejo, seleccionado en maratón para los Juegos, fue quinto en 10.000 justo por delante de Ayad Lamdassem, en una carrera ganada por el turco Polat Kemboi Arikan.

Lamdassem y Castillejo regresaban a la final de 10.000 con ganas de resarcirse de lo ocurrido dos años antes en Barcelona, donde el primero dejó escapar el podio con un súbito hundimiento en los últimos 200 metros y el barcelonés llegó quinto. Esta vez no estaba Mo Farah y su ausencia del subcampeón mundial facilitaba, en teoría, la tarea a los españoles.

En el tercer kilómetro Arikan empezó a trabajar arriba. El grupo se estiró mientras arreciaba la lluvia. Meucci, Lamdassem y Castillejo seguían su estela sin dificultad. A la última vuelta llegaron ocho juntos. Arikan lanzó el esprint a 200 y se mantuvo en cabeza (28.22,27), seguido de Meucci y del ruso Yevgeny Rybakov, respectivamente. Casillejo entró quinto (28.24,51) y Lamdassem, sexto (28.26,46).

Pestano desaprovechó una nueva ocasión de conseguir su primera medalla internacional al ser quinto en disco con 63,87, al día siguiente de lograr el mejor tiro de la calificación (66,27), y Frank Casañas terminó a continuación del tinerfeño, sexto con 63,60. Después de dos cuartos puestos y un sexto en sus participaciones anteriores en citas continentales, Pestano tenía ahora, con 34 años, un buen momento para ratificar con una medalla, la primera de su vida, la calidad que le atribuyen sus marcas a lo largo de 17 años lanzando el disco.

Las series masculinas de 1.500 dejaron un sabor amargo a España. Manuel Olmedo, actual campeón de Europa en sala y bronce al aire libre en Barcelona 2010, se retiró al entrar en la última vuelta porque, afirmó, "no estaba para correr otros 400 metros". Su abandono, y sobre todo el desánimo que reflejaban sus palabras después, ponen una sombra de duda sobre su participación en los Juegos, cuando hace un año fue cuarto en los Mundiales de Daegu. Álvaro Rodríguez, segundo del ranking europeo, no tuvo piernas para ganarse el puesto en el sprint de una carrera lenta y David Bustos, el único que se metió (tercero con 3.46,12), rebajó las expectativas al declarar que se había sentido fatal.

Las chicas del 1.500, sin andar sobradas, rayaron a mayor altura. Nuria Fernández, defensora del título, e Isabel Macías estarán en la final tras obtener el cuarto puesto en sus series respectivas. La primera se da por satisfecha con volver a estar con las mejores después de su operación de menisco pero reconoce que le falta el cambio. La madrileña Diana Martín acabó octava en una final de 3.000 obstáculos a la que faltó Marta Domínguez, lesionada para tres semanas el día anterior, mientras que Zulema Fuentes-Pila concluyó decimoquinta.

En pértiga, Igor Bychkov se ganó el pase a la final (5,50), en tanto que Didac Salas se quedó fuera (5,30). Los dos vallistas, Jackson Quiñónez y Fran López, corrieron la misma suerte: eliminados en series. El plusmarquista español sintió un tirón en el abductor y cayó hasta el último puesto de la tercera serie (13,97), y López fue quinto en la primera con 14,03.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios