Proyecto Heliópolis a la fuerza

  • El descenso obligará al primer equipo a contar con una decena de canteranos. Esta temporada han debutado cinco y faltaría Pedro.

Comentarios 1

El Proyecto Heliópolis, rebautizado a comienzos de esta temporada con Heliópolis porque Miguel Guillén solía decir que ya era una realidad, lo que ha resultado es un auténtico fracaso, justo lo que se presagiaba cuando fue presentado a bombo y platillo en los primeros días de noviembre de 2012.

El anterior coordinador de la cantera, José Antonio Gordillo, no sabía cómo salir del atolladero en que se convirtieron las preguntas de algunos periodistas que, de inmediato, observaron con muchísimas reservas un proyecto que era una verdadera entelequia, amén de una utopía como el discurrir del tiempo ha demostrado.

La idea que sostenía el proyecto estaba basada en un palabro con sentido de Guillén: canteranización. Al punto de que rezaba que en un futuro no muy lejano el Betis contaría con un 70% de futbolistas de su cantera en la plantilla del primer equipo. Pero, claro, lo único cierto es que al final de esa temporada 12-13 dejaron la entidad Adrián, Cañas, Pozuelo y un asimilado como Beñat, amén de Álex Martínez y Ezequiel, quienes fueron cedidos al Murcia y al Recreativo, respectivamente. Luego, en invierno, Sergio también se fue a jugar a préstamo al Lugo.

Así las cosas, de repente, la primera plantilla se configuró con sólo dos futbolistas de la cantera, Nono y Vadillo, lo que además supuso un grave problema con las fichas en la Europa League, el ya famoso error de la secretaría técnica, pero sobre todo del abogado del club, quien no dio traslado de la normativa vigente, lo que provocó que Pepe Mel tuviese que realizar dos descartes para la Liga Europa, a la sazón Matilla y Chica, génesis de las divisiones que surgieron en el vestuario y que en las últimas fechas se han acrecentado.

El Betis, por supuesto, jugó muchos partidos sin canteranos en sus filas, algo que no ocurría desde hacía décadas y sólo los avatares de la temporada han paliado mínimamente la descanteranización del equipo, que además se extendió a un filial que también llegó a jugar sin canteranos en su once titular o con sólo uno, Carlos García.

Las lesiones, una vida en la Liga Europa más larga de lo presupuestada y los deseos de los entrenadores de colgarse medallitas facilitó, empero, el debut de cinco futbolistas criados en Los Bermejales, aunque todas las apariciones fueron esporádicas, salvo la de Caro, quien se había asentado en el once titular cuando se lesionó un mediodía en el Martínez Valero de Elche.

Caro había debutado de la mano de Mel, ante tanto infortunio con los centrales, el 3 de noviembre de 2013 en La Rosaleda, sustituyendo precisamente a Perquis, el más desafortunado con las lesiones.

Luego llegaría el debut del juvenil Ignacio Abeledo, de la mano de Juan Carlos Garrido. Fue en la Copa del Rey, el 8 de enero de 2014 frente al Athletic en Heliópolis. Sustituyó a Salva Sevilla en el minuto 83 y desde entonces no ha vuelto a jugar con el primer equipo.

Gabriel Calderón ha sido el más prolífico. El primero en debutar con el argentino fue Francisco Varela, habitual lateral izquierdo pero que lo hizo de extremo en Kazán ante el Rubin el 28 de febrero. El internacional juvenil, nacido en Atarfe (Granada), entró al campo en sustitución de Nono en el minuto 79. Varela tampoco ha vuelto a jugar.

Días después, el 2 de marzo, se produjo el estreno del delantero Juanma, quien entró al campo en el minuto 75 en El Madrigal frente al Villarreal en sustitución de Juanfran. El futbolista rinconero, que a Calderón le recuerda a Saviola, volvió a gozar de minutos el sábado pasado ante la Real Sociedad, ya con el Betis matemáticamente descendido.

Se da la curiosidad de que Juanma fue descartado por el Betis B el pasado verano y firmó por el Alcalá, al que el club verdiblanco debió compensar para repescarlo este invierno e incorporarlo de nuevo al filial que, con mano tan desmañada, entrena Óscar Cano.

El último en debutar fue el juvenil Dani Ceballos, en este último partido ante los donostiarras, al entrar al campo en el minuto 81 para relevar a Lolo Reyes.

También podría haberse estrenado el atacante Marco Rosa, de no ser por una lesión, y aún está a tiempo el guardameta Pedro, quien seguramente lo hará en breve sin que tenga que mediar para ello contratiempo alguno de Adán.

Ellos básicamente son el futuro del Betis, al que la cantera siempre le ha respondido cuando la ha necesitado, fueran tiempos de crisis o no, sin alharacas ni proyectos rimbombantes.

Si no hay ofertas de por medio, en Segunda el curso que viene seguirán en la plantilla Nono y Vadillo, igual tiene mejor fortuna Eder Vilarchao -lo normal es que salga cedido-, regresarán Sergio y Álex Martínez de sus cesiones, al igual que Ezequiel, cuyo sitio estaría más en entredicho. Pedro y Caro serán ya del primer equipo con seguridad y se podrían unir Abeledo, Varela, Juanma, Dani Ceballos, Marco Rosa y Carlos García, quien debutó con el primer equipo en un amistoso frente al Dínamo de Moscú en 2012 y ha realizado tres pretemporadas. A ellos podría unirse el asimilado Isuardi, llegado del Racing.

Adán, uno de los capitanes

A falta, por supuesto, de que se organice el cuadro técnico del Betis, en el que faltan un director deportivo y un primer entrenador fundamentalmente, en el actual consejo de administración -también sufrirá una renovación- y en otros estamentos del club están más que satisfechos con la actitud y el compromiso mostrados por el guardameta Antonio Adán, en quien ven unos de los futbolistas sobre los que basar el nuevo proyecto y al que piensan que hay que otorgarle peso específico en el vestuario, como alguna de las tres capitanías. Adán, que llegó en invierno, ha rendido por encima del nivel medio del equipo, y además ha renovado su contrato a sabiendas de que el equipo iba a descender a Segunda División, una decisión que ponen como ejemplo en los intestinos de Heliópolis ahora que tantos futbolistas con responsabilidad muy directa en el fracaso por su bajo rendimiento están viendo la manera de atenuar los efectos de la cláusula por la que han de rebajarse sus emolumentos en torno al 40%. Otro de los futbolistas que tiene sitio seguro es Xavi Torres y a los técnicos actuales les gustaría contar con Juanfran, Lolo Reyes, Nono, Vadillo, Cedrick y Jorge Molina. El futuro de los demás dependerá de la oferta y la demanda, salvo en los casos de los cedidos, Sara, N'Diaye, Juan Carlos, Dídac y Leo Baptistao, que no seguirán, y Salva Sevilla y Amaya, quienes acaban contrato y no renovarán. Regresa Andersen, que volverá a irse, y Agra tiene un año más en el Braga, quien lo cedió a su vez a la Académica Coimbra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios