Rakitic y Medel, la cima y la sima 2 años después

  • El suizo-croata y el chileno, oportunísimos refuerzos para la segunda mitad de la temporada 10-11, son ahora héroe y villano para el sevillismo.

Comentarios 19

Era la temporada en la que en el vestuario del Sevilla mandaba Gregorio Manzano. Corría el mes de febrero, la campaña estaba siendo decepcionante y con motivo de un desplazamiento a Villarreal, donde el Sevilla disputaba un partido de Copa, en ese mismo hotel de concentración, el Villarreal Palace, se gestaba el fichaje de dos futbolistas que cambiarían el signo de la campaña en la segunda vuelta. Monchi se reunía en las vísperas del encuentro con el hermano de Rakitic y con el agente de Medel y los refuerzos quedaban cerrados allí mismo para convertirse ambos futbolistas en dos piezas clave para que el Sevilla hiciera una segunda vuelta digna y el equipo de Manzano se clasificara para la Liga Europa, terminando en la quinta plaza, es verdad que a mucha distancia del cuarto, que fue precisamente el Villarreal.

Casi dos años y medio después ambos futbolistas, tras pasar por varias visicitudes, se encuentran en la actualidad en posiciones antagónicas a ojos del club, de la afición y de la opinión pública, con el último derbi como punto que más puede marcar las distancias entre uno y otro en cuanto al carisma y las sensaciones que ahora mismo rezuman. Héroe y villano en una cita que quedará para la historia de la rivalidad sevillana, con dos goles y un partidazo el suizo y un regalo en el primer gol del Betis y una expulsión por no controlar su impulsivo carácter que al final fue fatal para el Sevilla el chileno.

Rakitic causó sensación en la media temporada en la que arribaron ambos con una espectacular llegada a gol, una impresionante capacidad para ver el fútbol rápido y jugar al primer toque y una gran calidad a balón parado. Medel, por su parte, traía la raza, el amor propio, la tensión en zona del campo en la que el Sevilla parecía no tener al jugador adecuado. Hacía la raya, contagiaba a los compañeros y lograba conectar con la grada gracias a su racial manera de entender el fútbol. Al acierto de sus fichajes se unía el precio de ambos, unas cifras lógicas que se salían de lo que había sido habitual hasta entonces con Romaric (8,5), Guarente (5,5), Zokora (7)... Rakitic, si bien es cierto que con una amortización más cara por estar a seis meses del final de su contrato, costó 1,5 de pago al Schalke 04, mientras que por Medel el Sevilla abonaba algo más, 3,5 por el 50% de su pase.

La temporada siguiente, la pasada, fue distinta. Rakitic, operado en verano de la rotura del quinto metatarsiano, hizo una campaña decepcionante en la que muchos sevillistas atisbaban incluso cierta apatía, mientras que su compañero de aventuras crecía dentro del equipo y se hacía cada vez más insustituible, aunque ya, sobre todo al final, el equipo sufría las consecuencias de su temperamento.

Tras una gran Eurocopa con Croacia, el Rakitic que volvió fue otro. Comprometido, adaptado a la cultura local (se casó dos días antes del derbi con una sevillana) y haciendo fútbol con mayúsculas. Su actuación en el derbi fue el clímax en el rendimiento de este jugador tremendamente cotizado ya en el mercado y por el que el Sevilla rechazó 8 millones de euros procedentes del Lokomotiv de Moscú. La necesidad de vender del Sevilla lo coloca en un papel protagonista en un verano que se prevé movido, aunque el jugador está muy a gusto en Sevilla y no desea salir.

El caso de Medel se encuentra en el punto más distante posible. Sus errores el viernes han enfadado mucho a la afición y también al club, que tenía al chileno (por el que tuvo que empezar a desembolsar el pago de la otra mitad de su pase) como otro posible valor en el mercado de cara a una futura venta. El Nápoles ya lo intentó el verano pasado, pero si ya entonces tenía fama de polémico, ahora su cotización ha bajado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios