Sastre inicia la cuenta atrás

  • El alero balear, con el alta médica desde hace cerca de dos semanas, realiza trabajo físico para recuperar la musculatura lo más rápido posible · Espera debutar antes de que acabe la primera vuelta.

Comentarios 1

El viernes volvió el Cajasol al trabajo para preparar el encuentro del miércoles contras el Unicaja después de cinco días de vacaciones tras asaltar la Fuente de San Luis. Unos se fueron a su casa, otros descansaron en Sevilla y hubo quien aprovechó para hacer algo de turismo. Sin embargo, no todos los integrantes del plantel tuvieron descanso.

Sastre, que ultima su recuperación, se quedó voluntariamente sin asueto para adelantar su vuelta a las canchas, después de casi cinco meses apartado por una inoportuna hernia discal. El balear ya cuenta los días y, aunque no se pone fechas, espera debutar por fin en Santiago o en San Pablo ante el Gran Canaria. "Me gustaría regresar en casa, pero a estas alturas me da igual el sitio y el rival", asegura el alero.

El internacional sub 20, que prefirió quedarse en la capital hispalense para hacer la rehabilitación en vez de marcharse a su Mallorca natal, va a diario al hospital para tratarse de su dolencia y hacer trabajo específico en una piscina. Después vuelve a San Pablo para ponerse a las órdenes del preparador físico cajista, Rafa Puerto (otro sin vacaciones), para fortalecer la musculatura de la zona afectada. "Tener el alta médica es una gran noticia que esperaba desde hace tiempo. Aunque no pueda jugar, eso dice que la lesión ha desaparecido, que todo está bien y ahora sólo queda ponerme fuerte, porque me hice unas pruebas en la espalda y tenía los músculos como los de un niño. Casi no tenía", apunta el cajista, que explica: "Hago muchas lumbares y abdominales, corro, salto, fortalezco los cuádriceps en la piscina... Trabajo un par de horas diarias, pero no a tope, progresivamente, para fortalecer la zona dañada y coger fondo, porque ahora doy cuatro sprints y ya me falta el aire".

Es normal, ya que después de proclamarse campeón de Europa sub 20 siendo junto a Mirotic el más destacado de España casi no ha vuelto al parqué, y eso que en aquella final apenas disputó unos minutos porque Gentile le fracturó la nariz. Después llegó la hernia y el parón definitivo. "El problema es que durante dos meses y medio no pude hacer nada. Iba de casa al hospital, de ahí a ver el entrenamiento. No podía ni sentarme del dolor. O tenía que estar de pie, sin hacer nada, o tumbado, y eso te atrofia los músculos", señala el alero, que ha pasado "momentos realmente duros": "Este tiempo ha sido un infierno, pero por fortuna parece que ya voy a salir. Sin dudarlo, es la temporada más dura que he vivido, cuando pensaba que sería un gran año para mí, porque me encontraba realmente bien".

Junto al trabajo físico también es importante el psicológico, ya que es esencial "que coja la confianza suficiente para volver a pegarme con los rivales". "Necesito recuperar la confianza en los entrenamientos, porque inconscientemente puede que evite el contacto al principio, pero con Jasen y Tepic seguro que pronto me pongo las pilas". Y es que con la "dinámica positiva del equipo", Sastre cree que será más fácil ponerse a la altura de los compañeros ya que tendrá más posibilidades de jugar así: "Cuando esté listo seré otro jugador en la rotación y la plantilla será más amplia y competitiva. Es cierto que todo el mundo está a un nivel muy alto, pero así todos podremos descansar más y los que estén en pista podrán dar el 120 por ciento".

Sin embargo, el año no es lo que el balear esperaba. "Evidentemente, los objetivos cambian respecto a los que tenía en verano. Ahora sólo quiero recuperar las sensaciones y volver a ser el de antes para ayudar al equipo, porque cuando empiece no sé cómo estaré. Lo poco que hago con el equipo me encuentro un poco perdido, así que espero coger pronto las sensaciones del final de temporada. Eso es lo más importante para mí. Tengo muchas ganas de volver a jugar, porque hace cuatro o cinco meses que no lo hago y cuanto más veo al equipo más ganas tengo de entrar y ayudar a seguir con esta buena racha", destaca el balear, que asegura que viajar con el equipo a Badalona y Valencia "fue un subidón de moral" y, sin ponerse una fecha para su regreso, sí que tiene un par de fechas marcadas en rojo en el calendario.

"Según me dicen, puede que sea después de Reyes. Ante el Obradoiro o el Gran Canaria debe ser el momento", asegura Sastre, que espera su momento para Santiago, Sevilla o donde sea: "Sólo quiero volver a jugar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios