Mate a los 'grandes', más jaque al plan

  • La jugada judicial que ha motivado que el Betis juegue en la ACB ha demorado más la planificación del plantel

Fernando Moral, presidente del Betis Energía Plus, y Ramón Alarcón, consejero del Betis. Fernando Moral, presidente del Betis Energía Plus, y Ramón Alarcón, consejero del Betis.

Fernando Moral, presidente del Betis Energía Plus, y Ramón Alarcón, consejero del Betis. / Fernando Ruso

Que la Justicia haya decretado que el Betis Energía Plus ocupe en la temporada venidera la plaza número 18 de la Liga Endesa -vacante desde la finalización de la temporada 2015-16, según señala el auto del Juzgado número 23 de Barcelona- y que la Asamblea de clubes haya declinado presentar la oposición jurídica a la que tenía derecho se ha asemejado a una de esas jugadas entre el atacante que machaca la canasta contraria pese a la defensa de un rival quien, frente a la potencia del adversario que llega de cara, prefiere arrugarse y dejar que el mate se produzca limpiamente. Las consecuencias para el defensor, la onda expansiva de la carrera y el salto o tal vez un tapón frustrado, suelen ser más gravosas que el hipotético tapón de la probable canasta.

El símil sirve para ilustrar la jugada procesal de la abogada del bufete madrileño C&ML, quien ha ejecutado un señor mate en la cara de los equipos que disputan la Euroliga (Madrid, Barcelona, Unicaja, Valencia y Baskonia). Haberse opuesto a las medidas cautelares habría supuesto más riesgos que beneficios, concluyó el viernes la mayoría de los clubes.

Por un lado pesó la incertidumbre sobre un calendario de desplazamientos de la temporada hasta, tal vez, unos días antes del inicio de la Liga Endesa -fin de semana del 30 de septiembre-. Sin embargo, el factor que más afectó al grueso de los emisarios de los equipos de la ACB para no presentar el escrito de oposición a las cautelares fue finalmente económico. La Ley de Enjuiciamiento Civil contempla que la oposición ha de ir acompañada de un fondo de caución que, de haberse presentado, podría haber exigido una señal al juzgado de entre 200.000 y 300.000 euros por cada club por posibles daños y perjuicios.

El canastón legal ha sido de aúpa. Un mate en la mismísima cara de los grandes, queiniciaron las negociaciones con la propuesta de una Liga de 16 (o incluso 14) equipos. Los hechos posteriores, sin embargo, han querido que, pese al pacto a tres bandas -ACB, FEB y CSD- de una competición de 17 componentes, el calendario de la próxima temporada contendrá finalmente 18, con el Betis en él. A los grandes les queda ahora una campaña con no menos de 64 partidos oficiales (34 de la Liga Endesa y 30 de la Euroliga, aparte de la Copa del Rey y los diversos play off).

Con la inscripción en la máxima categoría impuesta por el juzgado barcelonés, el club verdiblanco deberá esperar ahora la sentencia definitiva, una vez que haya concluido el procedimiento ordinario, algo que no ocurrirá hasta bien pasados, como mínimo, varios meses de competición. La opción de un descenso diferido y en mitad de la Liga, en caso de que la sentencia fuera desfavorable al Betis, se antoja improbable.

La contraprestación a este espectacular mate judicial está siendo, un verano más, la dilación en la planificación de la plantilla verdiblanca, acorralado por un jaque temporal cuya demora se une a la ya producida a causa de la negociación de los requisitos de ascensos en los meses precedentes. Con el comienzo de la pretemporada fijado para el próximo 23 de agosto, al entrenador bético, Alejandro Martínez, le resta aún completar un quinteto titular. Faltan dos pívots, un ala-pívot y hasta un alero, aparte de la renovación de Alfonso Sánchez. Y los movimientos no pueden demorarse más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios