Real Betis - Córdoba · La previa

En busca de la redención

  • El Betis saldrá a por una remontada que le permita despedir el año sin la espina del duelo de la ida en Córdoba · Nelson y Álex Martínez, novedades en un once con muchos titulares.

Comentarios 2

No lo reconoce abiertamente Pepe Mel, pero la herida que supuso la derrota en Córdoba de hace ocho días aún está abierta y, aunque trate de diferenciar la Liga de la Copa, ni las dos victorias ante Valencia y Atlético han permitido curar lo que entendió como casi un ridículo de su equipo a orillas del Guadalquivir. Ante ese panorama, Mel saldrá con todo esta noche para tratar de continuar en una competición que tantas alegrías le deparó al Betis en otras ocasiones, la temporada pasada sin ir más lejos, lo que le permitiría marcharse de vacaciones con esa espina copera en el olvido y con una satisfacción añadida para esos aficionados que tanto lo acompañaron en los momentos complicados.

El vestuario verdiblanco se conjuró ayer para ese último esfuerzo antes del parón navideño, consciente de que la remontada no será sencilla. La propia experiencia bética de la pasada temporada, cuando eliminó a dos equipos de Primera como el Zaragoza y el Getafe, le permite conocer el extra de motivación que le supondrá a su rival el encuentro de esta noche en el Benito Villamarín, lo que en muchas ocasiones sirve para eliminar las posibles diferencias de categoría. Incluso el cuadro verdiblanco se aferra a la pasada Copa del Rey para creer en la remontada, ya que ante los dos primeras le dio la vuelta a la eliminatoria en el segundo encuentro, aunque en aquellas ocasiones actuó de visitante, con la ayuda que significa el valor doble de los goles en caso de empate.

Todas estas situaciones provocarán que el Betis trate de imponer un alto ritmo de juego desde que Iturralde González decrete el inicio del encuentro, ante la necesidad de conseguir al menos dos goles para continuar con vida en la Copa. Como ocurriera ante el Valencia en el último compromiso disputado en Heliópolis, la idea pasa por presionar la salida de balón del rivaldesde su defensa, de ahí que Mel medite colocar a dos delanteros para comenzar ese trabajo defensivo.

Y es que Mel colocará un equipo muy parecido al que obtuvo la victoria en el Vicente Calderón, aunque sí variará el sistema para emplear los referidos dos delanteros, perdiendo a uno de los centrocampistas de contención. Las principales novedades, además, se verán en los laterales, donde Nelson se estrenará en esta temporada y Álex Martínez debutará como titular con el primer equipo. Con Fabricio de nuevo como guardameta, las únicas dudas del técnico residen en el centro del campo, donde Iriney y Cañas se disputan el lugar de acompañante de Beñat, y la delantera, donde Santa Cruz o Jorge Molina ejercerán de pareja de un Rubén Castro a quien el técnico no reservará para intentar la remontada. La llamativa presencia del caboverdiano Nelson no sólo corresponde a una rotación más, sino que Mel pretende que sea uno más del grupo cuanto antes, en lo que sería una incorporación más para el mercado invernal.

El Córdoba, por su parte, no acudirá a Heliópolis como mera comparsa. Para Paco Jémez, que se traerá a toda la plantilla, se ha convertido en un caramelo muy goloso la continuidad en la Copa, ante el posible premio gordo que le podría deparar el sorteo del próximo viernes. Ni el tropiezo ante el Recreativo del pasado fin de semana ha disminuido los ánimos del conjunto cordobesista, que quiere aprovechar la renta obtenida en la ida para ratificar la campanada. Lo que sí parece seguro es que Jémez arropará su centro del campo con la presencia de Carlos Caballero como acompañantes de López Garai y Hervás, dos de los destacados en el duelo de ida, para que Charles sea en solitario el hombre encargado de aprovechar lo que se genere al contragolpe.

Las previsiones avisan de otra noche fría en cuanto al termómetro en la capital andaluza, pero aun así se espera una buena entrada para dar calor al equipo bético en busca de la remontada. Los socios no tienen que pasar por caja y el resto de las entradas se han fijado en 10 euros, en lo que ha sido una petición del consejo a la afición para que se convierta en un factor decisivo en la eliminatoria. Tanto la plantilla como el cuerpo técnico no quieren dejar pasar la oportunidad de continuar con vida en una competición tan especial para el bético como la Copa, por lo que el plus añadido de motivación está garantizado. Si a esto se le añade el deseo de alcanzar la redención tras la mala imagen ofrecida en la ida, nadie duda de que Mel exigirá a los suyos que lo dejen todo sobre el césped para marcharse de vacaciones con la cabeza alta y con la permanencia de esa sonrisa que ha vuelto al rostro de los béticos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios