El derbi según Paco Chaparro

  • El técnico califica de "nada fácil" el choque ante el Sevilla

El entrenador del Betis, Paco Chaparro, comentó a Europa Pressque tiene claro que el derbi contra el Sevilla, del próximo 6 de enero, "no será fácil" para el conjunto verdiblanco. De hecho, los béticos no salen victoriosos de sus desplazamientos a Nervión desde la campaña 96-97, cuando se impusieron por un rotundo 0-3, con Lorenzo Serra Ferrer al frente del plantel heliopolitano. Sea como sea, Chaparro tiene plena confianza en la capacidad de sus jugadores para dar la talla en este choque de la máxima rivalidad. "Hace mucho tiempo que el Betis no gana en el Pizjuán, así que el partido no va a ser fácil, pero ya nos lo pensaremos, a ver cómo llega el equipo", indicó.

No menos interesante que lo ocurra sobre el césped será el duelo de banquillos entre el propio Chaparro y su homólogo sevillista, Manolo Jiménez. "Somos dos entrenadores de la casa, que llevamos mucho tiempo trabajando en la cantera, que tenemos conocimiento de lo que ocurre en Sevilla si el partido no se te da bien, así es que Jiménez también pondrá todos los medios posibles para no perderlo", refirió el preparador verdiblanco.

Pero, por encima de lo que ocurra el Día de Reyes, Paco Chaparro es consciente de que la pelea del Betis va más allá de un mero partido. Por eso, el entrenador bético responde sin dudar, y con énfasis, cuando se le cuestiona si el equipo logrará salvar la categoría al final de temporada. "Sí, sí, sin ninguna duda, porque si no fuera así yo no me habría hecho cargo de él", sentenció el trianero.

Y es que Chaparro reconoce que está cumpliendo el sueño de su vida profesional con su estancia al frente del primer plantel albiverde. "No sólo es cumplir un sueño, sino que también es tener la capacidad, cuando te dan la posibilidad de que se cumpla, para que el sueño sea bueno y no se convierta en una pesadilla", explicó elocuente el técnico.

Cabe recordar que el nombre de Paco Chaparro ya se barajó como primer entrenador del Betis en el año 2000, después del ascenso logrado en Jaén, con él mismo como ayudante de Luis del Sol, aunque finalmente no fue posible. "Yo estaba preparado, pero el club era el que decidía, y no tuve más remedio que aceptar lo que se decidiera. Ahora se ha presentado esta ocasión y es cuando estoy demostrando que uno estaba preparado", remarcó.

Lo cierto es que la evolución del vestuario del Betis es evidente desde la llegada de Chaparro. "El vestuario estaba cabizbajo y en una muy mala situación, porque no ganaban. El equipo estaba triste y no sabía por qué no se ganaban los partidos, pero ahora el vestuario ha experimentado la misma revolución que han tenido los resultados", argumentó.

De la unión de equipo, entrenador y afición da cuenta la forma en la que el estadio del Betis coreó el nombre de Chaparro en el partido ante el Almería: "Sentí una gran alegría, porque eso es señal de que estoy haciendo el trabajo bien. Que en tu ciudad la afición, que es tan exigente con la gente de la cantera, esté contigo y coree tu nombre es señal de que está de acuerdo con el trabajo que se está haciendo".

El trianero recuerda que antes del derbi hay una cita importante, la vuelta copera ante el Elche. "La gente se va de vacaciones y este descanso nos va a venir muy mal, porque tenemos poco tiempo para trabajar y, luego, ya nos viene seguido el mes de enero", indicó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios