El descaro tiene premio

  • Nono viaja hoy a Estonia para disputar la final del Europeo sub 19 frente a Grecia

Uno es de Puerto Real, el otro del Puerto de Santa María. Álvaro Vadillo gestiona su segunda pretemporada con el Betis a las órdenes de Pepe Mel. Ha superado el grave percance de hace nueve meses, cuando cayó lesionado de triada en el Santiago Bernabéu al caer mal tras una carga fortuita de Sergio Ramos. Ahora, se afana en ganarse de nuevo la confianza del entrenador. Nono es nuevo en estas lides. Debutó en El Molinón, en los estertores de la anterior temporada, y sufre por vez primera los rigores de un verano como profesional. "Para mí y para todos es duro al principio, con mucho trabajo físico. Pero se aguanta", advierte el futbolista en rueda de prensa, minutos antes de enterarse de la llamada de Julen Lopetegui para disputar la final del Mundial sub 19, mañana, frente a Grecia.

Descarados fuera del campo se van soltando ante los micrófonos. Nono holla en Nuevo Portil por casualidad. Y es que tenía todas las papeletas para hallarse en Estonia y disputar esa final a Grecia. Julen Lopetegui lo excluyó de la convocatoria definitiva, pero la baja de Saúl Ñíguez le ha buscado un inopinado hueco. Antes de saberse dentro, enviaba suerte al grupo. "La verdad es que ya cuando fui al Preuropeo algunos compañeros se quedaron fuera y esta vez me ha tocado a mí. También tengo que agradecer lo que ha hecho el míster por mí y, por supuesto, que ganen el domingo. A todos nos gusta jugar un Europeo, pero también me hace ilusión poder hacer toda la pretemporada completa con el Betis", se consolaba Nono, quizá con Ezequiel en el pensamiento, ya que al granadino le perjudicó en el estío pasado acudir al Mundial sub 20. De hecho, se incorporó tarde al Betis, llegó con unos kilos de más, acabó cedido en el Sabadell y hoy está con un pie fuera del equipo.

Durante la comida, el joven futbolista recibió la noticia de Mel, quien a su vez había sido informado por Rafael Gordillo. Apenas sin tiempo de hablar con sus padres, Nono, con una pequeña maleta, partió junto al delegado del equipo, Víctor Antequera, hacia Sevilla.

Anoche pernoctó en el hotel Al Andalus, junto al estadio, y hoy, vía Madrid, seguramente acompañado de los directivos federativos que se desplacen, hacia Tallín. "La noticia me ha hecho muy feliz y, hombre, ya que viajo espero poder disputar algunos minutos", confesaba aún emocionado Nono, quien poco antes había recibido un paquete con unas botas nuevas. A Estonia, no obstante, se lleva las usadas.

Vadillo aún está a tiempo de logros similares. Ahora, su tarea es el Betis. "Han llegado muchos extremos y, encima, jóvenes. La verdad es que eso viene bien al equipo. La competencia es sana y son jugadores con ganas de hacer las cosas bien, al igual que yo", confiesa. Ambos vienen de abajo y alaban cómo se trabaja y resulta la cantera del Betis. "Mientras más seamos, mejor; ésa es buena señal de que la cantera va bien", apuntan casi al unísono. "También ha estado Beñat en el Betis B; es un ejemplo para todos, por lo que ha conseguido también al jugar con la absoluta", confiesa Nono.

Se le pregunta al extremo derecho, un año menor que Nono pero que llegó una temporada antes a la élite, por esa lesión que pudo frenarlo. Y, por su respuesta, da la sensación de que será la última vez: "Eso está olvidado. La rodilla está en perfectas condiciones y no quiero hablar más de eso".

Ambos han sonado como futuribles para el Barcelona B, pero se lo toman con naturalidad. "Es señal de que se están haciendo las cosas bien, pero yo sólo pienso en el Betis", apunta el portuense. "Son cosas que llevan los representantes y a nosotros no nos deben molestar ni distraer. Yo sólo quiero jugar en el Betis", añade el puertorrealeño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios