Deportes

El embrollo televisivo, otra vez a escena

  • El club anuncia que sólo permitirá emitir tres minutos de los partidos, algo que ya conoce la LFP

Comentarios 11

A falta de ocho días para que comience el campeonato liguero, el embrollo televisivo en el que está inmerso el Betis vuelve a aparecer en escena. Como ya informó este periódico tras producirse el descenso, el club verdiblanco carece de contrato con alguna plataforma televisiva para Segunda, al quedar sin validez el firmado con Sogecable. Las posteriores negociaciones de Lopera con el ente autonómico y Mediapro tampoco han dado hasta el momento sus frutos, por lo que ahora mismo el club verdiblanco no podrá ser televisado en ninguno de sus partidos.

Esta decisión ya fue comunicada hace unas semanas por el Betis a la Liga de Fútbol Profesional (LFP), al remitirle una misiva donde le informaba de su decisión de no permitir que se emitan del equipo bético más minutos de los que marca la ley como derecho a la información. Esto provocará que el Betis sólo podrá verse durante resúmenes de tres minutos, que se deberán emitir en los informativos, quedando fuera todos aquellos programas deportivos que se suelen anunciar para los fines de semana.

El propio club verdiblanco, a través de sus medios oficiales, informó ayer de que la LFP ya ha comunicado al resto de clubes implicados que los partidos del Betis no pueden emitirse fuera de lo que marca la ley, a la vez que se informa de la multa correspondiente de no cumplirse lo anteriormente expuesto. La próxima semana, por tanto, será decisiva para conocer el futuro televisivo del equipo bético. La intención de Lopera era conseguir un contrato superior al del resto de equipos de Segunda, por aquello de que el Betis ha sido tradicionalmente uno de los equipos con más pinchazos en la modalidad de pay per view de Primera. Equipos como el Recreativo, otro recién descendido, cobrarán unos dos millones de euros esta temporada de ingresos televisivos, mientras que Lopera pretendía recibir el triple, unos seis millones. Un embrollo de difícil resolución.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios