final de la copa davis

La euforia dejó sin palabras a Argentina

  • La alegría española contrastó con un público local que no esperaba la desilusión de perder la final tras su favoritismo

Comentarios 1

Un aplauso cerrado guió la vuelta olímpica del equipo español tras coronarse ayer por tercera vez campeón de la Copa Davis en Mar del Plata. Y la respuesta de la afición española no se hizo desear, eufórica y agradecida: "Argentina, Argentina", emocionando a más de uno de los locales.

Un cierre inesperado para quienes durante tres días fueron testigos de un esfuerzo denonado de Argentina y España por la Copa Davis, más allá de favoritismos y de la ausencia del número uno del mundo, Rafael Nadal.

Con el tanto de la victoria, los cerca de 2.000 fanáticos españoles que recorrieron miles de kilómetros hasta el balneario ubicado sobre la costa atlántica explotaron en gritos y cánticos, dejando brotar toda su alegría por el inesperado título. Las trompetas de su barra brava sonaron como nunca para la canción de la gloria.

La hinchada argentina, protagonista de la final, había enmudecido tras romperse en añicos el sueño de ganar en casa la primera Ensaladera de Plata.

El gesto vencido del capitán, Alberto Mancini; el primer abrazo sentido con que Juan Martín del Potro intentó consolar la pena de José Chucho Acasuso, la mirada perdida de David Nalbandian...

Varios minutos le llevó a Acasuso recuperarse de su segunda derrota en una definición de la final de la Copa Davis, después de la que sufrió en 2006 ante el combinado ruso.

Se levantó y caminó desgarbado hacia los vestuarios y agradeció brevemente el intenso aplauso con que lo honró la hinchada argentina. Y dejó brotar su desilusión con un golpe del puño cerrado contra el marco del reloj del partido para luego desaparecer por el pasillo.

Los españoles recibieron la copa bajo una lluvia de papelitos celestes y blancos, porque al parecer los organizadores de esta copa Davis no habían contado con este resultado.

Imágenes nunca pensadas en este marco, cuando todas las cartas estaban a favor de Argentina y los españoles se habían embarcado hacia la aventura de ir a pelear su tercer título de Copa Davis sin su referente y líder, Nadal. ¿Quién se acuerda ahora de sus famosos calzones?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios