Un grito por la supervivencia

  • La afición cajista se manifestó para pedir una solución que impida que el club desaparezca. El mundo del baloncesto, solidario en las redes sociales.

Comentarios 1

Un grito: "El Caja no se liquida"; unos colores: el verde y el rojo; una pasión: el Club Baloncesto Sevilla. Todo ello y el temor a que la entidad, que en 2017 cumplirá 30 años de vida, pueda desaparecer hizo que cerca de medio millar de personas manifestasen su apoyo y alzaran su voz para que se encuentre una solución viable. Una sentida concentración un 30 de junio en la capital hispalense, con todo lo que ello contrae de problemas, como ya hicieron hace un año. Entonces la posibilidad de que el equipo fuese enterrado era una más una pesadilla por lo novedoso de la situación. Hoy, con fecha de caducidad (en la junta extraordinaria del 20 de julio) es una posibilidad real si el dueño no encuentra un comprador. 

El lugar escogido para la concentración fue el mismo que en 2015: la Plaza de San Francisco. A la espalda del Ayuntamiento fue congregándose la afición cajista, citada a las 21:00. Diez minutos más tarde arrancó la marcha con una pancarta en la cabecera que rezaba: "No nos dejéis morir". El primer destino fue la puerta del Consistorio hispalense. Allí, al grito de "Sevilla es ACB", el alcalde, Juan Espadas, salió del edificio junto al delegado de Deportes, David Guevara, y el presidente del CB Sevilla, Fernando Moral, para mostrar todo su apoyo a los seguidores. De hecho, el regidor indicó que no dejará de pelear y con un "venga, que lo vamos a conseguir", apeló a la ilusión porque el baloncesto siga existiendo en la ciudad.

Es lo mejor que puede hacer, pelear por un proyecto deportivo que generaría riqueza, ya que el Grupo Torrot pretendía aterrizar en la capital andaluza también con miras industriales con la implantación de una nueva fábrica. El dinero público está para otras cosas, aunque depende del barrio. El pleno del Ayuntamiento de Bilbao acordó ayer conceder una subvención de un millón de euros al Bilbao Básket para los próximos cinco años (200.000 euros anuales). 

El 30 de junio los cajistas se manifestaron porque un club sin deudas y al día en todos sus pagos puede desaparecer. Ese mismo día se publicó la nueva lista de morosos por parte de la Agencia Tributaria pendientes de pago a 31 de diciembre de 2015 y en la que aparecen, entre otros, el Joventut (3,97 millones de deuda) y el Estudiantes (1,72 millones).

La concentración tomó rumbo después a la calle Sierpes y allí se leyó un manifiesto por parte del presidente de una de las peñas de la entidad, el  Fondo Sioux, en el que se reclamaba una solución viable para que la entidad no desaparezca. Allí de nuevo rugieron las voces de los aficionados repitiendo una única idea: "El Caja no se liquida". La manifestación se disolvió, pero en las redes sociales la actividad no paró. De hecho, desde primeras horas del día ex jugadores  de la talla de Rakocevic o Lakovic, ex cajistas como Willi Hernangómez, Txemi Urtasun, Sastre o Miso, canteranos, estrellas de la talla de Calderón, el Betis y jugadores como Nachbar, Oriola, Berni Rodríguez, Balvin, Bamforth  y Alfonso Sánchez expresaron su sentir también "Sevilla es ACB".

La historia aún puede tener final feliz y otros grupos siguen preguntando e incluso Torrot no ha tirado la toalla, pero el tiempo se agota. El destino del club se juega ya en la prórroga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios