"Sí, me gustaría jugar en el Real Madrid"

  • Cristiano Ronaldo confirmó su deseo de vestirse de blanco y dijo que no hablará más del tema hasta que finalice la Eurocopa

No habrá más plazos de días, horas o segundos. Ahora es tiempo de pensar en clave de semanas, ya que el delantero portugués Cristiano Ronaldo decidió ayer romper su silencio para anunciar que quiere jugar en el Real Madrid, pero que no hablará del tema hasta que finalice la Eurocopa de Austria y Suiza.

"Sí, me gustaría jugar en el Real Madrid. Eso si fuera verdad que ellos están dispuestos a pagarme a mí y al Manchester United lo que dicen", señaló el portugués.

El astro se refirió a las estratosféricas sumas de dinero que maneja la prensa española, según las cuales el Real Madrid estaría dispuesto a gastarse hasta 90 millones de euros para poder contar con el más mediático de cuanto jugador anda por el mundo actualmente.

Muy en contra de uno de sus rasgos característicos, si no el mayor, el extremo eligió retirarse de las luces de la televisión para hacer saber al mundo su preferencia por recalar en el club blanco. Lo hizo 48 horas después de lo prometido.

"En dos o tres días", había sido el compromiso tomado por el luso al término del encuentro que su selección jugó frente a Georgia el sábado, último de la preparación del equipo de Luiz Felipe Scolari de cara a la cita continental.

Y después de las declaraciones ofrecidas en un portal brasileño de Internet, no habrá más palabras sobre el tema hasta tanto no termine la Eurocopa de naciones.

"Encuentro importante mandar un recado. A partir de ahora, no hablaré más sobre este asunto absolutamente con nadie. Sólo volveré a hablar después de la Eurocopa. No me pregunten más porque no voy a responder", aseguró.

La aclaración, y el medio, viene como anillo al dedo a la Federación Portuguesa, que prefiere que dentro del Hotel Beau Rivage, búnker portugués en Suiza, estratégicamente enclavado entre el calmo Lago de Neuchatel y el centro histórico de la ciudad, se respiren aires sin contaminaciones externas.

Lo que no hubo fue una recomendación por parte de su asociación nacional a Ronaldo para que aclarara su postura. "No le dimos ningún consejo. Cristiano ya no es un niño", comentó Antonio Florhencio, responsable de prensa de la Federación. Los cañones apuntan directamente a Luiz Felipe Scolari, brasileño al igual que el medio canalizador del anuncio.

Aun así, sus compañeros no veían riesgo en el revuelo que existe en torno al jugador. "Vemos el comportamiento de Cristiano en el día a día. Es un jugador joven pero de experiencia y sabe sortear los obstáculos que le pueden aparecer", aclaró Fernando Meira en un discurso en consonancia con el manifestado el miércoles por Petit y Paulo Ferreira.

Minutos después, durante el entrenamiento en el coqueto estadio de La Maladiere, Ronaldo respondió a lo que se espera de él, ajeno a cualquier reacción a sus palabras.

El crack repartió sonrisas y malabarismos ante los miles de flashes. Imágenes del delantero habrá a montones durante la Eurocopa. Palabras sobre su futuro, ninguna hasta que el Viejo Continente tenga nuevo rey.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios