El 20 de julio, fecha límite

  • La junta de accionistas convocada contempla, si no llega un inversor, "la disolución de la sociedad".

El anuncio de la convocatoria de una junta general de accionistas para el próximo 20 de julio, en la que se procedería a la disolución de la sociedad en el caso de que no haya habido comprador, ha reconectado a los aficionados a la actualidad del Club Baloncesto Sevilla. Sin embargo, pese al cierto revuelo levantado, la citada convocatoria de la junta extraordinaria no es más que parte del proceso mercantil en el que la entidad anda inmersa.

Lo que sí está claro a partir del anuncio es que el plazo de los regidores para lograr la implicación de un capital inversor se limita al 20 de julio. Hasta esa fecha ha concedido como margen Caixabank para resolver la operación.

En el seno del club, pese a todo, no ha cundido el pesimismo. Después de meses de contactos y de diálogos con unos y con otros, fue una empresa catalana la que mejor se posicionó para contribuir a la inversión que la entidad sevillana precisa. Sin embargo, esa primera opción ha dejado de serla.

En el Club Baloncesto Sevilla llevan varias semanas con la opción B activada, una alternativa cuyos detalles no han trascendido, ya que es la discreción premisa prioritaria para que la operación llegue a buen puerto. De ese modo, el CB Sevilla se encuentra un verano más con un plazo límite, el 20 de julio. En esa junta de accionistas, el primer punto del orden del día contempla la "aprobación, en su caso, de la disolución de la sociedad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios