La plantilla uno a uno

Adán. El mejor fichaje llegó en enero

Sólo le hizo falta un partido para ganarse la titularidad y el respeto de la grada. Sondeado en verano, su llegada en enero demostró que la primera planificación se ejecutó con desacierto.

Andersen. Una apuesta fallida para la portería

Desde sus primeros días en Jerez generó dudas a todo el que lo vio entrenarse, algo que quedaría confirmado posteriormente. Apuesta de Stosic, tuvo que salir en el mercado invernal.

Sara. No soportó la presión del Betis

Venía avalado por su proyección en Argentina y comenzó con buenas actuaciones, pero luego no supo sobreponerse a la presión que se encontró con un Betis en la zona baja. 

Chica. El descarte creó problemas con Mel

Descartado de la lista de la Liga Europa por el error de la planificación, luego acabó encabezando la revuelta contra Mel. Su expulsión ante el Levante en Heliópolis lo retrató con el técnico.

Steinhöfer. No era lateral y tampoco extremo

El jugador con más experiencia internacional del vestuario, llegó como lateral, pero no rindió ni en ese puesto ni como extremo, donde Mel intentó aprovechar su golpeo. Rescindió en enero.

Juanfran. Jamás se adaptó al lateral diestro

Desde el primer día demostró que no poseía los conceptos de lateral, el sitio donde finalmente acabó disputando más minutos. Al menos siempre le puso voluntad.

Nacho. Desaparecido de manera extraña

Nunca ofreció las prestaciones de años anteriores, aunque tampoco tuvo competencia al inicio; luego, las lesiones, nunca del todo justificadas, lo hicieron desaparecer del equipo.

Dídac. La inactividad le pesó en exceso

Cedido por el Milan en verano, venía de estar un año sin jugar, algo que notó tanto en su fútbol como en su cabeza. Cuando mejor rendía sufrió una lesión de tobillo de la que sigue recuperándose.

Amaya. Irregular, tampoco ejerció de líder

Alternó actuaciones decentes con otras donde exhibió que le faltaba el ritmo del año anterior; se echó en falta que ejerciera de líder en el vestuario en los momentos que se le requería.

Jordi. Sin aptitud para brillar en la élite

Cuarto central desde su llegada, sus actuaciones demostraron que le falta aptitud para la élite. Las continuas lesiones de los centrales provocaron que acumulase muchos minutos.

Paulao. Inaceptable imagen en Vallecas

Fuera de forma durante casi toda la Liga, acabó dejando una de las imágenes de la temporada cuando solicitó el cambio en Vallecas tras cometer dos errores infantiles que costaron goles.

Perquis. No parece sólo mala fortuna

Hasta él mismo admite que un gafe viene rodeando su estancia en el Betis, pero tantos percances seguidos invitan a pensar que no sólo responden a la mala fortuna.

Reyes. La profesionalidad siempre presente

De los pocos que se han salvado de la crítica de la grada, sobre todo por su entrega y profesionalidad. En su primer año en Europa dejó muestras de que puede ser un jugador válido.

Xavi Torres. Una grave lesión lastró su año

Uno de los pocos refuerzos que venía rindiendo como se esperaba, una grave lesión en el tendón de Aquiles puso fin a su temporada de manera anticipada y privó al equipo de su experiencia.

N'Diaye. Poderío físico y compromiso

Otra muestra del erróneo plan de verano, donde él figuró como posible fichaje, pero Bosch no sacó la cartera. Demostró poderío físico y compromiso desde su llegada.

Caro. El canterano con más minutos

Pese a que sus actuaciones no han convencido del todo, finalmente ha sido el canterano que más minutos ha acumulado, lo que le abre las puertas para continuar el próximo año.

Nono. Ese penalti queda en la memoria

Se ganó un sitio en el once de Mel, que luego defendería, con esfuerzo y buen juego. El penalti que erró ante el Sevilla y que significó la eliminación quedó en la memoria de todos.

Matilla. Pasó de renovado a la grada

Su buena pretemporada le hizo ganarse un sitio en los planes de Mel e incluso firmar la renovación; luego dejó de jugar y ocupó un lugar en la grada hasta casi el final de la Liga.

Juan Carlos. Se descubrió tarde a un lateral

Su segunda temporada como cedido en el equipo verdiblanco descubrió tarde a un posible buen lateral zurdo, aunque las lesiones volvieron a impedirle tener más continuidad.

Vadillo. Sólo tiene 19 años, pero debe espabilar

Si con Mel comenzó a adquirir importancia en el equipo, la salida de éste lo dejó en el olvido y hasta Calderón acabó castigándolo ante una indolencia que ya debe dejar a un lado.

Salva Sevilla. De no contar a casi imprescindible

El virgitano, como en otras temporadas, acabó convirtiéndose en imprescindible cuando comenzó entre los posibles descartes. Rindió de manera aceptable tanto en juego como en goles.

Nosa Igiebor. De esperanzaa gran fracaso

Llamado a convertirse en el sustituto de Beñat, las lesiones y su falta de compromiso acabaron convirtiendo su temporada en un enorme fracaso y ya casi nadie espera algo de él en el Betis.

Cedrick. Agosto fue el mes de su velocidad

Una exhibición de velocidad en el Bernabéu en la primera jornada de Liga hizo sacar pecho a sus valedores, aunque luego se acabó demostrando que le falta nivel.

Verdú. La gran apuesta, la mayor decepción

Su fichaje fue aplaudido por todos sin excepción, aunque el catalán se bajó del barco a las primeras de cambio. Su falta de compromiso lo acabó alejando de la primera plana del equipo.

Rubén Castro. Una lesión que lastró al equipo

La lesión muscular que sufrió en julio y que se alargó hasta final de noviembre lastró al equipo, que careció de su mejor goleador. Con Garrido no se entendió y luego ya no hubo tiempo.

Jorge Molina. En sus números pese al descenso

Cuajó una primera vuelta excelente, por encima del nivel del equipo, pero luego ni Garrido ni Calderón le demostraron confianza. La grada lo perdonó y el club debe hacer lo posible por retenerlo.

Braian. Virtudes limitadas para el estilo bético 

Desde el primer momento se vio que su fútbol, basado en el juego aéreo, no iba con el del equipo. Defenestrado por todos los técnicos, fue otra apuesta fallida para un Betis europeo.

Chuli. No está cuajado y genera dudas

15 goles con el Recreativo en Segunda le valieron para fichar por el Betis, pero demostró que aún le falta para codearse con la élite. Ahora genera dudas hasta para el equipo del ascenso.

Leo Baptistao. Una millonada tirada a la basura

Capricho de Bosch y Garrido, que autorizaron pagar más de dos millones por su cesión en enero. Tiene calidad, pero le falta experiencia para ser el líder en una situación complicada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios