Un saco lleno de dudas

  • Tras la derrota en el último amistoso, Del Bosque deberá saber transmitir palabras de aliento a sus jugadores para recuperar la ilusión perdida. "Fue una decepción grande", dijo.

Comentarios 1

La selección española legará a la Eurocopa de Francia con un saco lleno de dudas y la dura tarea de recuperar la confianza de una hinchada que volvió a decepcionarse con la inesperada derrota el martes ante Georgia en el último amistoso de preparación.

No hay forma de que el equipo de Vicente del Bosque regenere la ilusión de sus aficionados. Cuando parece que encuentra el camino, vuelve a perderse en un cruce. Es lo que sucedió cuando cayó 1-0 ante la selección 137 del mundo y ante sus propios aficionados.

Según Marca, fue "un fiasco que difumina en cierta manera las buenas sensaciones de los dos partidos anteriores ante Bosnia y Corea del Sur". Para As, la derrota fue "un chasco" y reprochó al equipo "haber perdido un tiempo", una primera parte en la que regaló un gol y no encontró la forma de generar ocasiones. Mientras, Mundo Deportivo estimó que la derrota fue "una anécdota para los confiados porque simplemente se trataba de un amistoso para llegar con ritmo al estreno de Toulouse, o una advertencia para los que ven en La Roja a un equipo sobrado de recursos pero sin brújula, sin alma".

El propio Del Bosque habló de "decepción" tras el partido. "No hemos hecho acciones individuales y no hemos tirado a puerta. Que puedan marcar entra dentro de lo posible, pero que no hayamos hecho gol es una decepción grande", explicó. Sergio Ramos, por su parte, señaló en la llegada a la concentración en Las Rozas, a escasas horas de desplazarse hacia tierras francesas, que la derrota se trató de "un pequeño toque de atención" y que esperan que ello "les sirva".

Pincha para ampliar

El Mundial de Brasil significó el derrumbe de una selección victoriosa y desde entonces el equipo español permanece inmerso en una tarea titánica de recuperación de confianza, propia y ajena, que no encuentra frutos. Y con esas dudas comenzará una Eurocopa que para los vigentes campeones europeos tendrá su primera parada el lunes ante la República Checa.

El partido ante Georgia expuso dónde está uno de los principales problemas de la selección española: le cuesta mucho marcar, si es que lo hace, y su rival anota sin demasiado esfuerzo. Una única ocasión, producto de un grave despiste, le bastó a Georgia para ganar el partido.

También falta por saber cómo jugará España. Si es por lo enseñado en este último encuentro, Del Bosque tiene pensado actuar con un delantero, probablemente Morata, numerosos medias puntas por detrás y Sergio Busquets como único medio centro.

Por otra parte, el seleccionador español comenzó a resolver una pequeña duda: lo más probable es que De Gea sea el arquero titular en detrimento de Íker Casillas. Del Bosque siempre afrontó los grandes torneos con el portero que jugó el último partido de preparación. Y el guardameta del Manchester United fue el titular ante Georgia.

Sin embargo, antes que las cuestiones tácticas, el técnico tendrá que elegir las palabras justas antes del debut para transmitir confianza tanto hacia dentro como hacia afuera. Su equipo no lo pone fácil.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios