Bárbara silva. embajadora de singularity University en Chile

"Chile debe aprender cosas del sistema de innovación andaluz"

  • La experta en innovación y emprendimiento pone en valor la conexión que hay en la región entre la Administración, la universidad y las empresas

Comentarios 0

Bárbara Silva es embajadora de Singularity University en Chile, la institución de mayor prestigio a nivel internacional dedicada a la investigación y desarrollo de nuevas tecnologías y ubicada en Silicon Valley. Asesora a gobiernos en materia de innovación y es abanderada en Latinoamérica del emprendimiento tecnológico femenino. Visitó recientemente Andalucía invitada por Singularity University Sevilla, ocasión que aprovechó para conocer empresas, incubadoras, start-ups y administraciones en la comunidad.

-Ha tenido oportunidad de conocer el sistema de innovación andaluz, ¿qué elementos se podrían llevar a su país, Chile, y cuáles se podrían importar desde aquí?

-Chile debe aprender cosas de Andalucía. Podríamos copiar la conexión que hay entre la administración, la universidad y las empresas y aplicarlo en zonas como Viña del Mar, que tiene poco desarrollo tecnológico y de infraestructuras digitales. Allí están emergiendo los actores, pero aún están desconectados. Sin embargo, en Santiago de Chile sí hay un ecosistema de innovación avanzado y se ha implantado un programa líder que podría copiarse desde Andalucía. Se llama Start-up Chile y busca atraer aemprendedores de todo el mundo para que desarrollen sus empresas de base tecnológica, a los que se les facilita financiación (30.000 ó 40.000 dólares) para que se instalen durante seis meses. Ha sido un programa tan exitoso que ya se ha llevado a países como EEUU, Canadá, Australia, Nueva Zelanda...

-¿Dónde radica su éxito?

-En que viene talento de todas partes del mundo. Ocurre igual que en Silicon Valley, donde el 51% de los profesionales son inmigrantes llegados de India, China... y se ubican en ese polo tecnológico para desarrollar empresas con un impacto global.

-¿Funcionaría en Andalucía?

-Estoy segura de que sí, porque ayudaría a combinar la industria tradicional (agroalimentación, turismo...) con herramientas tecnológicas para dar el salto a otro nivel, para escalar a nivel mundial.

-¿El futuro exige a las empresas digitalizarse?

-El 40% de las 500 compañías más grandes del mundo, recogidas en la revista Fortune, no existirán en 2025 porque no se están preparando para adaptarse al mundo digital. Estamos asistiendo a una transformación donde las empresas de base tecnológica, pequeñas y ágiles, son las que sobrevivirán en la nueva economía digital.

-¿En Chile es el sector público el que tira de la inversión en I+D?

-Sí, existe el mismo desequilibrio que en Andalucía y España. Es el Gobierno el que realiza el mayor gasto en innovación. Sin embargo, desde la Singularity University trabajamos con las corporaciones para que impulsen el gasto en conocimiento.

-¿Por qué las compañías no realizan mayores desembolsos?

-Por su mentalidad cortoplacista, se centran en los resultados inmediatos. Netflix se aproximó sin éxito a Blockbuster para intentar venderle su negocio. Ésta jamás se imaginó que aquella pequeña empresa digital la acabaría sacando del mercado años después.

-¿Cuáles son las recetas para que esto no pase?

-Hay que explorar la curiosidad permanentemente y estar atento a las tendencias tecnológicas. Esto es lo que recomiendo a las empresas andaluzas, no vaya a ser que no vean venir a competidores que las puedan sacar del mercado. Los rivales del mañana, además, no tienen por qué estar en nuestro sector, y si no que le pregunten a los bancos de dónde han salido las fintech. La estrategia no debe ser bloquearlos, sino desarrollar modelos colaborativos rentables para ambos. Internet ha cambiado las reglas del juego y todas las compañías deberán hacerse digitales.

-En las épocas de crisis, ¿se emprende más por necesidad que por oportunidad?

-En Chile, por ejemplo, que es un país con recursos naturales y políticamente estable, la gente no se lanza a innovar así porque sí. Sin embargo, las crisis remueven y son buenas para despertar espíritus emprendedores.

-¿Cómo ve el papel de la mujer en el panorama empresarial actual?

-Es cierto que hay menos mujeres emprendedoras y en puestos directivos que hombres, y que hay mucha disparidad de salarios y de oportunidades, pero hay que dejar de quejarse y ponerse manos a la obra para crear referentes. Las mujeres debemos construir nuestras propias empresas, nuestras propias políti'cas, nuestros propios sueldos... en definitiva, nuestras propias reglas. Sólo con mujeres líderes que sean un ejemplo a seguir lograremos romper con el statu quo.

más noticias de ECONOMÍA Ir a la sección Economía »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios