Colonial señala a sus propios socios como causantes de la caída en Bolsa

  • La inmobiliaria controlada por Luis Portillo en un 40% cree que el precio de sus acciones ignora la situación patrimonial y el cumplimiento de las previsiones de negocio en el año 2007 · Los títulos no cotizaron ayer

Nueva jornada de vértigo en Colonial, aunque esta vez no estuvo provocado por la volatilidad en la cotización de las acciones o con nuevos movimientos en su cúpula. Los títulos de la inmobiliaria presidida por el sevillano Luis Portillo hasta el pasado 28 de diciembre estuvieron suspendidos durante toda la jornada bursátil de ayer (vuelven a cotizar hoy) debido a que la Comisión Nacional del Mecado de Valores requirió información a la compañía a algunos de sus accionistas tras los últimos acontecimientos.

La caída de un 63 por ciento registrada en 2007 -la mitad de ese descenso se acumuló en las dos últimas sesiones del año- hasta dejar los títulos en 1,88 euros, está detrás de las aclaraciones solicitadas por la CNMV. La primera en llegar fue la de Colonial, presidida transitoriamente por Mariano Miguel, hasta ahora también consejero delegado.

La firma asegura que ha cumplido sus previsiones para el ejercicio que acaba de terminar y añade que "la evolución de la cotización en los últimos días es ajena a su situación patrimonial y sus resultados". El derrumbe bursátil estaría motivado, según Colonial, por la decisión de vender acciones por parte de instrumentos financieros suscritos por algunos de sus grandes accionistas.

Esos instrumentos -equity swaps o contratos por diferencias- permiten a un inversor tomar una participación en una empresa a través de una entidad financiera, que adquiere las acciones y las custodia. Ambas partes están ligadas por un contrato y es éste el que se ha cancelado anticipadamente por algunas de esas entidades, debido a la falta de garantías para recuperar la inversión tras la caída de la acción.

El propio Portillo, que ha reducido su participación hasta el 40,4 por ciento antes de dimitir como presidente y verse empujado a abandonar el consejo de la firma el lunes pasado, tiene suscritos varios equity swaps, según la información remitida a la CNMV. El empresario negocia con las entidades financieras -a través de las que controla un 2 por ciento- pero aseguró que no ha liquidado ninguno de esos contratos, pese a que en dos de ellos se han solicitado cancelaciones anticipadas por parte de las entidades tenedoras de las acciones. Luis Portillo rechaza así que la firma de esos contratos haya influido en el bajón bursátil.

También la inmobiliaria Nozar, segundo accionista con el 16,3 por ciento, -un 6,5 a través de esos contratos-, informó de que las entidades que poseen esas acciones han puesto a la venta parte de ellas. Pero la firma señala que no sabe si esa decisión de venta ha sido o no un "factor determinante" en el derrumbe de Colonial. La CNMV no requirió información en este sentido a la tercera accionista, Alicia Koplowitz, que posee el 8,9 por ciento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios