Corbacho apela a la "cultura del sacrificio" para salir de la crisis

  • El ministro de Trabajo rechazado la aprobación de nuevas leyes en el ámbito laboral porque "se avanza más a través de las reformas" y hay marcos legales suficientes

Comentarios 5

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, ha apelado hoy a la "cultura del sacrificio" para salir de la actual situación de crisis, y ha rechazado la aprobación de nuevas leyes en el ámbito laboral, frente a lo que ha apostado por abordar determinadas reformas.

"No quiero pasar a la historia como el ministro que hizo muchas leyes", ha aseverado Corbacho en el transcurso de una conferencia-coloquio organizada por El Correo de Andalucía, en la que se ha mostrado convencido de que se avanza más a través de las reformas que discutiendo durante dos años una nueva ley. A su juicio, hay marcos legales suficientes, por lo que es mejor reformar "todo lo que sea menester para seguir avanzando", tras lo que ha advertido de que "no se sale nunca de una situación difícil sin un sacrificio de por medio".

"Quiero reivindicar la cultura del sacrificio, del trabajo y el esfuerzo; tal vez ahora toca hacerlo más que en otros momentos de bonanza", ha señalado el titular de Trabajo, que se ha mostrado en contra de que se "aparque" a un trabajador cuando cumple 52 años. "Jubilaciones anticipadas, sí, pero como una excepción, no como regla", ha sentenciado Corbacho, que ha rechazado que se vaya "instaurando la cultura de que un trabajador no puede hacer nada cuando llega a los 50 años" y ha agregado: "Entonces, Obama no terminaría su mandato".

Respecto a las reformas en materia laboral, el responsable de la cartera de Trabajo ha dicho que "a la larga, sería bueno hacer una distinción" entre las pensiones contributivas de los que han cotizado y las ayudas asistenciales, al tiempo que se ha mostrado partidario de introducir reformas en los servicios públicos de empleo. "Ahora que estamos bien es cuando hay que introducir algunas reformas para que las pensiones sigan teniendo buena salud", ha opinado Corbacho en referencia a la situación del sistema de la Seguridad Social, del que ha dicho que está "garantizado, lo que no quita para hacer las reformas que sean necesarias".

También ha invitado a reflexionar sobre qué elementos deberían introducirse en la economía para ganar competitividad, de forma que cuando se salga de la crisis "poder hacerlo con un patrón de crecimiento distinto, pues el patrón de la economía no puede residir en algo coyuntural como la construcción".

Tras subrayar que la economía crea empleo pero también lo destruye, Corbacho se ha preguntado: "¿Nos podíamos haber salvado si el ministro fuera otro?", tras lo que ha respondido que "los efectos hubieran sido los mismos". "Como ministro, soy el que menos competencias tiene", ha asegurado Corbacho en referencia al traspaso de las políticas activas de empleo, por lo que ha defendido la necesidad de trabajar conjuntamente con las comunidades autónomas.

"Soy un defensor a ultranza de la cooperación", ha asegurado el titular de Trabajo, que ha puesto como ejemplo de colaboración los acuerdos alcanzados en torno a los ex trabajadores de Delphi. Preguntado sobre si la actual crisis puede "castigar" más a comunidades como Andalucía, Corbacho ha dicho que esta región no es distinta a otras y que incluso puede tener menos problemas que las sociedades más industrializadas como Cataluña, ya que cuenta con sectores más diversificados.

Respecto a la inmigración, ha recalcado que se tiene que "ligar" al mercado de trabajo. "Inmigrantes, todos los que hagan falta, pero todos con contrato de trabajo", ha subrayado Corbacho, que ha agregado que el reto es "gobernar este fenómeno con políticas que miren al origen y políticas que miren al destino".

Una veintena de representantes de UGT y CCOO se han concentrado en el hotel donde se ha celebrado el almuerzo-coloquio para protestar por el expediente de regulación de empleo (ERE) presentado por la operadora ONO y que afectará a 1.300 trabajadores. A su llegada, el ministro se entrevistó en el interior del hotel con dos representantes de UGT, lo que provocó cierto malestar entre los representantes del otro sindicato, que repartió octavillas para denunciar la decisión de los directivos de la operadora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios