Eduardo Baamonde releva a Juan de la Cruz Cárdenas al frente de Cajamar

  • La cooperativa de crédito llama a la unión de las cajas rurales en un solo grupo y a buscar alianzas fuera de España

La asamblea general de Cajamar aprobó ayer la renovación de sus órganos de gobierno y eligió a Eduardo Baamonde nuevo presidente de la primera cooperativa de crédito de España, en sustitución de Juan de la Cruz Cárdenas. La candidatura de Baamonde, ingeniero agrónomo y hasta el pasado 31 de diciembre director general de Cooperativas Agro-alimentarias de España, obtuvo el respaldo del 97% de los más de 230 delegados que votaron en representación de 1,3 millones de socios.

Además de Baamonde, el nuevo consejo rector de Cajamar lo forman el vicepresidente primero, Francisco Lorente Brox, y el segundo, José Luis Heredia Celdrán, hasta ahora director general de Cajamar. La secretaria general es María Luisa Trinidad García y los vocales Francisco Martínez-Cosentino, Francisco Góngora, Jesús Martínez de Salinas, María de los Ángeles Pérez, Juan Colomina y Bartolomé Viúdez.

La renovación de los órganos de gobierno de Cajamar es un proceso que se inició desde el pasado septiembre, cuando el hasta ahora presidente, Juan de la Cruz Cárdenas, dio a conocer su decisión de no presentarse a la reelección tras la finalización de su mandato. Después de 47 años de "dedicación" a la entidad, primero como empleado, después como directivo y por último en el consejo rector, Cárdenas se despidió de la asamblea de Cajamar. En su discurso, apostó por la unión de todas las cajas rurales españolas en un solo grupo, y recordó que en otros países europeos, como Holanda, Alemania o Italia, se han adelantado a los acontecimientos con operaciones de concentración del sector.

En su opinión, en España, "más pronto que tarde", se tendrá que producir un proceso de concentración del cooperativismo de crédito y por eso la posición de Cajamar es la de seguir trabajando para conseguir, "algún día", la unión de todas las cajas rurales españolas en torno a un grupo financiero común.

"Estamos y siempre estaremos abiertos al diálogo", para que, cuando llegue el momento, se puedan dar operaciones que garanticen la persistencia del cooperativismo de crédito en España, "sin transformarlo ni hacerle perder su singularidad".

En la misma línea, el nuevo presidente de Cajamar, Eduardo Baamonde, incidió en la importancia de que la entidad y las demás cajas rurales sigan creciendo sin perder su particularidad como entidades próximas a sus clientes, comprometidas con el territorio y al servicio de sus socios.

En cuanto a la posición mantenida por Cajamar en los últimos años, que ha suscitado las críticas de otras cajas rurales, ha añadido que la voluntad de liderazgo no nace ni de la soberbia ni de ningún afán de monopolio.

"Nace del convencimiento en el modelo de banca cooperativa, una banca moderna y en línea con la que gestiona amplias cuotas de mercado en otros países, plenamente competitiva e integrada en la economía global", aclaró. Además, el nuevo presidente de Cajamar animó a las cajas rurales españolas a buscar aliados fuera de España porque la internacionalización de la economía y de sus propios clientes les obliga a ello. En ese sentido, subrayó la necesidad de reforzar el peso político de las cooperativas ante las instituciones comunitarias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios