Eléctricas y consumidores apuestan por la inversión en ahorro energético

  • Red Eléctrica de España y Grupo Joly reúnen a Endesa, grandes consumidores y la Administración para debatir cómo mejorar la eficiencia del sistema energético

Comentarios 1

Uno de los mayores retos que afronta España es el de igualarse a otros países europeos en lo que a pautas de consumo energético se refiere, es decir, conseguir que el crecimiento económico no suponga automáticamente incrementos de la demanda de energía. Esto es justamente lo que ha ocurrido en el último periodo de bonanza económica que acabó a finales de 2007.

Grupo Joly, editor de este diario, y Red Eléctrica de España (REE), gestor del sistema eléctrico nacional, celebraron ayer unas jornadas sobre 'Gestión de la Demanda Eléctrica' en Sevilla centradas precisamente en este desafío. En ellas se abordó el punto de vista de las compañías generadoras y distribuidoras de electricidad (Sevillana Endesa); de los grandes y medianos clientes; y de la Administración autonómica y provincial. Una de las conclusiones más citadas por la decena de ponentes fue la de que el megavatio más barato es el que no se consume, esto es, que la mejor política energética es la que incentiva el ahorro y la eficiencia.

"Controlar y hacer más austero el uso de energía es un reto fundamental. En medio de ello, la subida del precio del petróleo, no por esperada, deja de ser preocupante", explicó Isabel de Haro, secretaria general de Desarrollo Industrial de la Junta de Andalucía y presidente de la Agencia Andaluza de la Energía (AAE). "En Andalucía somos conscientes ya que nuestra región es, además, una de las que se vería más afectada por el cambio climático".

Por ello, señaló, la comunidad se ha dotado de un plan energético (Pasener 2007-2013) "realista y ambicioso y que se cumplirá si hay una buena relación entre la iniciativa pública y la privada". En él sobresale el objetivo de que el 18,3% de la energía primaria que consuma Andalucía en 2013 proceda de fuentes renovables. "Con las renovables queremos conseguir un círculo virtuoso: implantar centrales de generación, atraer inversión para fabricación de componentes y desarrollar I+D+i sobre estos componentes para reducir los costes".

Por su parte, Alberto Carbajo, director general de REE, resumió el panorama energético español aludiendo a la alta dependencia energética del país -más del 85% de la energía primaria debe importarse-, "muy superior a la del resto de Europa". "La situación energética en España tiene un límite, y es el de nuestro propio consumo. Consumimos mucho y mal porque concentramos la demanda en pocas horas, lo que obliga a crear infraestructuras para atender esa demanda que luego están sin uso el 99% del tiempo", lamentó el directivo.

Mostrando un gráfico de la curva de demanda diaria, que sube por la mañana, se relaja a mediodía y vuelve a repuntar aún más a última hora de la tarde, Carbajo añadió que es necesario "achatarla para ahorrar inversiones y emisiones".

En esta misma línea, Tomás Valiente, director general del Grupo Joly, aseguró que "un consumo responsable de energía supondrá un ahorro para empresas y particulares, pero sobre todo en la factura que España paga al exterior". Definió la energía como un bien "escaso y preciado" y matizó que las renovables "pese a haber producido más que la nuclear en 2007 por primera vez", no pueden sustituir plenamente a las energías fósiles.

Francisco Bas, director general de la AAE, hizo un repaso de los objetivos más ambiciosos del Pasener y insistió en la importancia del ahorro precisamente para que se cumplan . "El ahorro de energía primaria respecto a los niveles actuales es clave para que las energías renovables acaben alcanzando un porcentaje importante sobre el total: ahorrar energía es hoy incluso más importante que incentivar las energías limpias", sentenció.

Además, aludió al ejemplo de contención en el consumo de los polos industriales de Huelva y Algeciras (Cádiz) que, unido a las inversiones acometidas por otros sectores como el cementero, "han permitido reducir el consumo de energía primaria un 1,5%" a final del pasado año en la comunidad. Esto se ha logrado gracias a los incentivos concedidos por la AAE y el IDAE (dependiente del Ministerio de Industria). A preguntas de los asistentes, Bas aseguró que no van a faltar fondos para nuevos proyectos de ahorro.

Especialmente ilustrativa fue la ponencia de Susana Bañares, jefa del departamento de gestión de demanda de REE, que desglosó los componentes de la curva de demanda entre el consumo de los hogares, el sector servicios y las industrias. "La demanda de la industria es plana durante todo el día, y las que provocan las puntas son los servicios, a mediodía, y los hogares, a última hora de la tarde: una pauta que no es la más eficiente", aseguró.

Analizando la relación entre picos de consumo y dimensión de las infraestructuras eléctricas, Bañares señaló que "el crecimiento de las puntas de demanda es mayor que el incremento del consumo total de energía, lo que está obligando a sobredimensionar el sistema eléctrico". La directiva ofreció el siguiente dato para mostrar este desfase: para atender solamente las 300 horas de mayor consumo del año -equivalentes a 12,5 días- hace falta tener disponibles 6.300 Mw, que el resto del año no se utilizan casi nada.

Igualmente didáctico, José Antonio Martínez, director general de Sevillana Endesa, recordó que hace décadas la visión era la de que "la demanda es inelástica y la producción debe adaptarse a ella sin rechistar". Poco a poco, relató, se han ido enviando al mercado señales de precios -diferencias de tarifa en función de las horas de consumo- y mecanismos de interrumpibilidad -reducción sustancial del suministro a determinados clientes que así lo han pactado previamente a cambio de un menor precio de la electricidad para destinar esa demanda a cubrir incrementos repentinos de consumo-.

"El precio es lo que más educa porque está comprobado que la demanda es elástica a los precios", resumió. Sobre las renovables, aseguró que en la práctica "generan más complejidad en la operación: por lo que hay que apostar de verdad a futuro es por el almacenamiento eléctrico".

Un ejemplo concreto desde el punto de vista de los grandes consumidores fue el del grupo Sánchez-Ramade. Luis Miguel Martín Rubio, directivo de la compañía, detalló cómo se ha puesto en marcha una oficina de gestión energética desde la que se han realizado auditorías de todos los centros de la firma -que incluye Urende, Cinesur o Noriega, entre otras enseñas-. Entre otras medidas, señaló que van a instalarse 3 megavatios fotovoltaicos en las cubiertas de todos sus centros. También aludió al papel de Urende como transmisor de formación del consumidor sobre electrodomésticos eficientes.

Por su parte, Javier Madrid, coordinador de la Agencia Provincial de la Energía de la Diputación de Sevilla, detalló la labor de asesoramiento y apoyo financiero que han llevado a cabo con los 104 ayuntamientos de esta provincia (todos menos la capital) desde 2004. Una vez culminen las inversiones en marcha, "se habrá reducido el consumo de electricidad un 20% y el gasto en facturas otro 15%, es decir, unos tres millones". Madrid señaló al alumbrado como el componente crítico en este ámbito pues es el que mayor gasto energético genera.

Clausuró la jornada Esperanza Caro, secretaria general de cambio climático de la Junta, quien insistió en que "en España no hemos logrado desligar el consumo de energía del crecimiento económico, como sí se ha conseguido con el de agua".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios