Greenspan afirma que la Fed no es culpable de la "burbuja inmobiliaria" en EEUU

  • El anterior presidente de la Fed, la reserva federal de Estados Unidos, Alan Greenspan, se defiende de las críticas y considera que no hay pruebas estadísticas para culpar a la institución de la "burbuja inmobiliaria" sufrida por el país

En un artículo del Financial Times, Greenspan señala que la "burbuja inmobiliaria" de Estados Unidos es similar a la experimentada por muchos otros países y que los intentos de atribuir ese fenómeno a la política monetaria no son muy consistentes desde el punto de vista estadístico.

El antecesor de Ben Bernanke al frente del banco central estadounidense asegura que la crisis de las hipotecas "subprime" (las de alto riesgo de impago) se debe sobre todo a un "error de cálculo" del sector financiero.

Greenspan afirma que la crisis de las "subprime" explotó porque los títulos respaldados por estas hipotecas estaban "aparentemente" infravalorados, debido a unos bajos niveles de impago, lo que creaba, a su juicio, una "ilusión" de grandes oportunidades de negocio, sin tener en cuenta la poca seguridad de estos productos.

El economista señala que, incluso si la Fed hubiera tenido mayores posibilidades de intervención, difícilmente habría logrado prevenir la crisis.

Greenspan considera que los bancos que prestan el dinero son mucho más conscientes de los riesgos y la forma de actuar de otras entidades financieras que los reguladores, que se han mostrado, a su entender, incapaces de prever y anticiparse a las disfunciones del sector financiero.

El ex presidente de la Fed pone como ejemplo la incapacidad de la Autoridad de los Servicios Financieros (FSA) del Reino Unido, a pesar de su prestigio, de anticiparse a la crisis crediticia del banco hipotecario británico Northern Rock.

De este modo, afirma que el problema no es una falta de regulación, sino unas expectativas sobre lo que pueden solucionar los reguladores que no se corresponden con la realidad.

El economista mantiene su convicción en que el libre mercado "no tiene rival" en la organización de una economía, ya que, afirma, tanto la fuerte regulación como la planificación centralizada han demostrado que no funcionan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios