El Íbex vive una subida histórica

  • El selectivo registra su mayor repunte, del 6,95%, sólo tres días después de la caída más abultada · Las bolsas europeas también suben, animadas por el pronóstico del FMI de que EEUU no entrará en recesión

Nueva jornada histórica para la bolsa, y esta vez para bien. Tras el batacazo del lunes, la ligera recuperación del martes y la recaída del miércoles, los mercados vivieron un festival alcista, especialmente intenso en el Íbex 35, que registró la mayor subida de su historia, del 6,95 por ciento, y recuperó el nivel de los 13.000 puntos, en concreto, cerró en los 13.106,70.

Los inversores optaron por prestar atención a lo positivo: la existencia de valores a precio de ganga, la apertura alcista de Wall Street y el pronóstico del FMI de que EEUU no entrará en recesión. El reconocimiento por parte de la Comisión Europea de que se verá obligada a revisar a la baja sus previsiones de crecimiento o el multimillonario fraude a Société Générale pesaron poco en el ánimo de los inversores que se lanzaron a las compras.

El jarro de agua fría que la víspera arrojó Trichet a los mercados europeos al congelar una posible rebaja de tipos argumentando que su prioridad es la inflación se esfumó con rapidez. Los mercados abrieron al alza animados por el cierre alcista de Wall Street de la víspera -atribuible al plan de salvamento para los aseguradores de bonos- y por los bajos precios. Las ganancias en la apertura del mercado estadounidense y el hecho de que el FMI asegurara que no habrá recesión en la primera economía del planeta debido al alto nivel de beneficios de las empresas, las rebajas de tipos y el paquete de medidas fiscales anunciado consolidaron las ganancias.

Las plazas europeas se sacudieron los números rojos con fuertes revalorizaciones, que superaron las registradas por las plazas asiáticas. El índice japonés Nikkei cerró con un incremento del 2,1 por ciento, mientras que los índices de Hong Kong y Sydney subieron más de un 2 por ciento. En el Viejo Continente, el Cac-40 parisino se anotó un rebote del 6,04 por ciento, a pesar de que Société Générale admitió que un empleado se ha quedado con 4.900 millones de euros, el FTSE 100 de Londres remontó un 4,75 por ciento, mientras que el Dax de Fráncfort mejoró un 5,93.

Pero lo mejor fue esta vez para el Íbex, donde todo fueron alegrías. Sólo Inmobiliaria Colonial acabó en plano. El resto de los valores subieron, y algunos de forma vertiginosa, como Iberdrola, que tras varios días en la parte baja de la tabla, se revalorizó un 16,69 por ciento tras confirmarse que la firma de inversión francesa Natixis controla el 3,78 por ciento del capital. Le siguieron Repsol-YPF (+8,89 por ciento) y BBVA, que tras anunciar una mejora de sus resultados del 29,8 por ciento, se revalorizó un 8,73 por ciento. Inditex y Popular mejoraron un 8,26 y un 8,10 por ciento, respectivamente.

A no mucha distancia se situó otro de los grandes, el Santander, que remontó un 6,57 por ciento, por delante del resto de valores bancarios, que subieron un 5,33 en el caso de Banesto, un 3,85 en el de Bankinter y un 3,89 en el de Sabadell. Ganancias superiores al 6 por ciento para Abengoa, Abertis y Acciona, y del 4,74 para Telefónica.

En el mercado de divisas, el euro ganó posiciones frente al dólar y cambió a 1,473 unidades, mientras que en el del petróleo, el barril de Brent de referencia en Europa subió ligeramente para situarse por encima de los 87 dólares.

El portavoz del PSOE en el Congreso, Diego López Garrido, aseguró que el Gobierno está "atento" y sigue con "interés" la evolución de la bolsa para adoptar "las medidas correspondientes" en "el momento" que sea necesario, pero sin actuar "alocadamente". Indicó que el Ejecutivo no está "en posición pasiva", pero no va a tomar "medidas apresuradas" como consecuencia del comportamiento en las bolsas, cuyas evoluciones son "de un día para arriba y un día para abajo".

Por su parte, el ministro de Economía, Pedro Solbes -que señaló que la jornada negra en bolsa el lunes se debió, en parte, al hecho de ser festivo en EEUU- auguró que el Banco Central Europeo (BCE) mantendrá sus tipos de interés, ahora en el 4 por ciento, y que en el caso de que "haya movimientos" serán a la baja. "Existe un debate importante en estos momentos dentro del propio BCE sobre si hay que ir hacia delante y bajar los tipos", indicó. Sin embargo, ayer mismo, el presidente del organismo, Jean Claude Trichet, volvió a reiterar que su prioridad es controlar la inflación como requisito previo para la estabilidad financiera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios