Posible repunte de los bancos

La inestabilidad que afecta a los mercados bursátiles se asienta sobre varios factores negativos, aunque el principal de ellos es la crisis del mercado de crédito, una merma de la confianza, que ha deteriorado especialmente al sector financiero. Sin embargo, los niveles de muchos valores financieros tras el castigo podrían servir de reclamo a los inversores en el medio plazo. ¿Qué se puede esperar en este sector?

En caso de que los inversores retomen la confianza en el sector, el primer impacto sería sobre el valor de la deuda de las entidades financieras, que actualmente cotiza en niveles típicos de un entorno de defaults (impagos) y recapitalización masiva en el sector. Una situación que no se corresponde con la realidad, sobre todo en el sector financiero español. Pese a todo, el agravamiento de la crisis del mercado de crédito (con la reciente suspensión del mercado de Covered Bonds) y el aumento de refinanciación en el corto plazo, más el progresivo descenso de la concesión de créditos y préstamos para la compra de activos inmobiliarios, cierran la puerta por el momento al optimismo.

En Estados Unidos, los temores de contagio de los problemas en el sector financiero a otros sectores preocupan, y provocan bajadas en los índices. Por otra parte, la ampliación del diferencial de crédito no se frena, mientras que en Europa, el diferencial depo-repo en la curva interbancaria repunta, alertando de nuevos episodios de distorsiones de liquidez y, de posibles intervenciones de los bancos centrales.

El saldo vivo de emisiones continúa cediendo (los vencimientos superan las emisiones), salvo el de emisores no financieros; y los diferenciales de emisión se han vuelto a ampliar, apretando las tuercas al sector financiero, especialmente en los tramos de menor calidad.

A muy corto plazo, los problemas de este sector siguen alimentando la volatilidad. Un ejemplo de ello es el caso de Citigroup. Tras anunciar la posibilidad de fuertes recortes de plantilla (podría afectar a 45.000 empleos), volvió poco tiempo después a informar sobre la venta de un 4,9 por ciento de su capital, por importe de 7.500 millones de dólares, al brazo inversor del Gobierno de Abu Dhabi, generando algo más de calma en el mercado.

¿Significa ello que hay inversores institucionales que están acudiendo al rescate del sector? Podría ser, porque Abu Dhabi encuentra en ello una forma de destinar las reservas de crudo acumuladas en los últimos años.

Y otro paso en la misma dirección ha sido la adquisición de un 4,18 por ciento del capital de Fortis por parte de una aseguradora de China.

En resumen, pese a las turbulencias en el sector, se generaliza la sensación de que existe mayor liquidez en los mercados gracias a la toma de participaciones en el sector financiero. Un sector en crisis, pero a niveles atractivos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios