Comercio

Reactivando el comercio y cambiando el modelo productivo

  • El comercio interior es uno de los sectores con mayor dependencia respecto al comportamiento general de la economía andaluza y concretamente de la demanda interna y su evolución.

La caída de las ventas durante los últimos años en el comercio es el resultado de una crisis que no se ha generado dentro del sector comercial sino que estamos padeciendo las consecuencias de una crisis externa al sector que se ha mostrado con extraordinaria contundencia, sobre todo en Europa, España y Andalucía. El comercio interior es uno de los sectores con mayor dependencia respecto al comportamiento general de nuestra economía, más concretamente, de la demanda interna y su evolución. Se puede decir que la correlación existente entre la evolución de la demanda interna y las ventas comerciales es incuestionable.

El sector comercial en la Unión Europea, y con mayor intensidad en España y en Andalucía, sufre las consecuencias de una crisis iniciada en Estados Unidos en 2007, pero que acabó enquistada en los Estados del sur de Europa a partir de 2008 y generó una drástica caída del PIB mundial en 2009, hecho que no sucedía desde la Segunda Guerra Mundial. Circunstancias tales como el aumento de los niveles de desempleo, la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores vinculada a los nuevos patrones de consumo, o las limitaciones para obtener financiación al consumo y a la inversión empresarial, han influido decisivamente en los resultados del sector comercial en términos de producción, empleo y eficiencia productiva.

Cifras

En el año 2012 la Eurozona acabó entrando en recesión, con una caída del PIB real del 0,7%, que en el caso de la economía española se elevó al 1,6%, siendo la recaída en la economía andaluza del 2%. En 2013, Andalucía, España y la Eurozona experimentan tasas negativas de 1,3%, 1,2% y 0,5%, respectivamente. Durante el período de la crisis, la economía andaluza ha registrado un descenso acumulado del 7,9%, mientras que la media nacional se situaba en 5,9% y la de la Eurozona en 1,8%.

Las actividades comerciales, debido a su proximidad al consumo, redujeron su volumen de facturación de manera más rápida e intensa durante los dos primeros años de la crisis, un 19,8% en el conjunto del Estado y un 19,5% en el de Andalucía, pero suavizaron su caída en 2010 para volver a intensificarla en 2011, principalmente en los últimos trimestres, y más aún en 2012 debido al deterioro de la situación económica general. 2013 ha resultado ser el año en el que el descenso de las ventas en las grandes superficies, tras dos años de caída interanual por encima del 10%, ha reducido su intensidad y se ha situado en el 5,6%, cifra aún elevada pero menos negativa que las anteriores. La reducción acumulada entre 2010 y 2013 es de prácticamente el 25%.

Entre todos

En consecuencia con esta realidad, el sector del comercio no puede salir sólo de la crisis porque forma parte, una parte muy importante, de un sistema que ha presentado una gran vulnerabilidad. Por ello necesitamos compartir tiene una idea básica: un concepto sistémico e integral del comercio. Sistemático porque el comercio es una parte fundamental de la cadena productiva en particular y de la economía andaluza en general e integral porque al mismo tiempo el comercio participa de múltiples dimensiones: económica, social, ecológica, cultural, etc.

En esa línea, el consejero de Turismo y Comercio de la Junta de Andalucía, Rafael Rodríguez, destaca que el futuro Plan de Reactivación del Sector Minorista introducirá como una de las principales novedades la creación de unidades para la territorialización de los canales de distribución comercial con el fin de impulsar las sinergias entre las empresas del sector y potenciar así los productos autóctonos andaluces.

Para el consejero, el mencionado plan se halla en fase de elaboración, para ello, su departamento liderado por Izquierda Unida (IU) "cuenta con la participación de expertos y representantes del comercio de la comunidad".

Dentro de este plan destacó como área más novedosa la creación de unidades de conexión especializadas para la territorialización de los canales de distribución que estén al servicio de los comerciantes, los productores locales y consumidores. Según detalla el consejero, "se trata así de poner en valor e interconectar a las empresas para que generen riqueza entre ellas y fortalezcan indirectamente a la economía andaluza".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios