Villar Mir cederá el testigo a su hijo en OHL en "unos días"

  • Tras 29 años al frente de la constructora, ve ahora "el momento adecuado". Elogia a su sucesor: "Será mejor presidente que yo".

Juan Miguel Villar Mir dejará "en unos días" la presidencia de OHL, en la que le sucederá su hijo Juan Villar Mir de Fuentes, según anunció ayer el propio empresario, que el próximo mes de septiembre cumplirá 85 años y que lleva 29 al frente de la compañía.

Villar Mir aprovechó la junta general de accionistas de la constructora para anunciar el relevo que, según recordó, lleva preparando desde que hace diez años su hijo fue nombrado vicepresidente del grupo y su sucesor.

"Considero que se da el momento adecuado para el relevo, dada la nueva etapa que aborda OHL y lo excelentemente preparado que está mi hijo", aseguró. "Será mejor presidente que yo", garantizó.

El empresario no avanzó cómo quedará el resto de la primera línea ejecutiva de la compañía tras su retirada más allá del puesto de presidente y dejó así en el aire la continuidad de Josep Piqué como consejero delegado.

"Se trata de algo que tengo que reflexionar y proponer al consejo de administración de OHL próximamente", indicó al respecto durante la rueda de prensa previa a la junta de accionistas de la constructora.

Los planes del empresario pasan por dejar todos los puestos que ocupa en la constructora cotizada, incluso el de consejero, una vez ceda la presidencia. No obstante, pretende continuar "sin límite de tiempo" como presidente del Grupo Villar Mir, la corporación que agrupa a todas sus empresas, incluida OHL, en la que la familia controla el 58% del capital.

La retirada de Juan Villar Mir supone un paso más en el proceso de relevo generacional que se está registrando en las cúpulas de las principales compañías y grupos financieros españoles. El relevo en OHL tiene lugar tras los acontecidos, por distintas causas, en el Santander, El Corte Inglés y Telefónica, entre otras compañías.

En el caso de Villar Mir, el empresario reconoció que la edad constituye uno de los motivos que le han llevado a ceder el testigo de la constructora, a pesar de que asegura contar con una "excelente salud".

"Tener años es una razón para pensar en la sucesión", reconoció el empresario, si bien también le influyó el hecho de considerar que su hijo está "suficientemente preparado para ser presidente". "También ha pesado el momento, la nueva etapa que emprende OHL, la salida de la crisis e,incluso, la próxima formación de un Gobierno", argumentó Villar Mir.

El empresario anunció su próxima retirada un año antes de que el 31 de julio de 2017 se cumplan tres décadas de la compra de su primera empresa, Obrascón, la operación que constituyó el germen de la actual OHL y del Grupo Villar Mir.

En la actualidad, OHL es un grupo de construcción, concesiones y servicios que está presente en treinta países de todo el mundo y cuenta con una plantilla de 30.000 trabajadores. La compañía logra del exterior el 80% de sus ingresos y casi la práctica totalidad de su beneficio bruto de explotación. En ejercicio 2015 facturó 4.368 millones de euros y ganó 55,6 millones, si bien, tal como reconoció el presidente saliente, "no fue un año muy brillante".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios