El beneficio neto de Ryanair cae un 47% hasta septiembre

  • Pese al retroceso, el consejero delegado, Michael O'Leary, insiste en que su modelo de negocio funciona y anticipa que el beneficio se recuperará si los precios del petróleo siguen a la baja.

El beneficio neto de la aerolínea irlandesa de bajo coste Ryanair cayó el 47 por ciento en el primer semestre fiscal, hasta el pasado septiembre, para situarse en 214,6 millones de euros, informó hoy la compañía.

La empresa con sede en Dublín ingresó 407,6 millones de euros en el mismo periodo del 2007, según indicó en un comunicado.

Pese al retroceso, el consejero delegado, Michael O'Leary, insistió en que su modelo de negocio funciona y anticipó que el beneficio se recuperará si los precios del petróleo siguen a la baja.

Ryanair señaló que sus costes por combustible se habían más que duplicado en el periodo de referencia, hasta 788,5 millones de euros, frente a los 392,7 millones de un año antes.

Sin embargo, este año la aerolínea experimentó una mejoría en sus cifras de pasajeros, con un aumento del 19 por ciento hasta 31,6 millones en el semestre contabilizado.

La facturación también creció un 16 por ciento en ese periodo, de 1.554 millones de euros el año pasado a 1.811 millones de euros este año.

El precio medio de los billetes de Ryanair cayó el 4 por ciento en el semestre fiscal, hasta los 47 euros.

Según O'Leary, "conseguir un beneficio neto de 215 millones de euros en condiciones de mercado muy difíciles, con precios récord del petróleo, atestigua la fortaleza del modelo de negocio de tarifas de bajo coste de Ryanair".

La empresa subrayó que los costes por unidad, incluyendo combustible, subieron un 21 por ciento en el semestre.

El petróleo constituyó un 50 por ciento del total de los costes operativos, al doblarse el precio desde 63 dólares hasta unos 125, en cifras de la aerolínea.

O'Leary observa que la caída de los precios del petróleo debido a la recesión económica, hasta rondar actualmente los 60 dólares, ofrece posibilidades de reducir costes.

Tras contratar un 80 por ciento de sus necesidades de crudo para el tercer trimestre del año por unos 125 dólares, Ryanair contrató un 25 por ciento del combustible para los dos primeros trimestres fiscales del 2009-10 a una media de 77 dólares por barril.

Ryanair asegura que, pese a las difíciles condiciones, que han llevado a la quiebra a muchas rivales, seguirá compitiendo con los grandes grupos de aerolíneas que se fusionan para capear la crisis, como Air France o British Airways, "que se niegan a reducir sus recargos por combustible" pese a la caída del precio del crudo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios