La crisis del campo deja paso al desarrollo rural íntegro y sostenible

  • La Junta invita a sector privado y sociedad a recorrer juntos un camino "sin marcha atrás" · Las administraciones empiezan a coordinar todas las políticas dirigidas al medio rural

La nueva estructura del Gobierno central no es fruto de la casualidad ni de ningún capricho, sino que responde a la necesidad de adaptar las herramientas de las que disponen los Estados Miembros para alcanzar una serie de objetivos que, en buena medida, recogen las directrices que marca la Unión Europea, también condicionada por la realidad internacional de un mundo cada vez más globalizado. En este contexto, la integración de los ministerios de Agricultura y Medio Ambiente en una misma cartera, la de los medios (Medio Ambiente, Medio Rural y Marino) viene a dar respuesta a las exigencias comunitarias en el nuevo marco presupuestario para el periodo 2007-2013 en el que el desarrollo rural, como concepto inseparable de la preservación del entorno -sostenibilidad-, toma el relevo de las producciones agrarias como principal destinatario de los fondos europeos.

En cierta manera, el nuevo Ejecutivo andaluz recoge en su estructura el camino indicado por Bruselas, en este caso con la creación de una vicepresidencia que velará por la coordinación e integración de las políticas y departamentos que tienen especial influencia en el medio rural, fundalmentalmente, las Consejerías de Agricultura y Medio Ambiente.

El desarrollo rural, en su más amplio concepto, fue ayer el eje central de las jornadas técnicas organizadas por la Consejería de Agricultura y el Grupo Joly con las que se puso fin al ciclo en torno a la realidad actual y futuro del sector agrícola en las que han participado un millar de personas En la apertura del acto, y en presencia de una nutrida representación del sector y del medio rural, el director de Diario de Jerez, Rafael Navas, agradeció la apuesta de la Consejería por la celebración de un ciclo que ha recorrido las distintas provincias y localidades en las que el grupo de comunicación tiene presencia con alguna de sus nueve cabeceras, agradecimiento que hizo extensivo al Grupo Joly el delegado provincial de Agricultura, Juan Antonio Blanco.

Ya metidos en faena, el delegado provincial apuntó en su introducción a las líneas maestras en torno a las que girarán las políticas dirigidas al medio rural para propiciar el desarrollo sostenible que el Gobierno andaluz asume como compromiso ineludible en el Estatuto de Autonomía. Para Blanco, la jornada técnica de ayer, a través de las cinco ponencias previstas en el programa, permiten tener una visión más amplia de lo que es y va a ser el desarrollo rural, que en el anterior marco de apoyo comunitario (2000-2006) reportaron a Andalucía 2.234 millones de euros a través de los distintos fondos europeos y de las aportaciones de las distintas administraciones públicas .

Para el nuevo marco operativo (2007-2013), el gasto público total para Andalucía se eleva a 2.508 millones de euros, 1.881 millones con cargo al FEADER, el 26% del total destinado a España y que suponen un aumento de casi el 18% frente al periodo anterior. Mientras la Ley de Desarrollo Sostenible del Medio Rural -tema de la ponencia ayer del presidente de la Asociación para el Desarrollo Rural en Andalucía (ARA) y alcalde de Loja, Miguel Castellano- jugará un papel decisivo en la preparación del terreno para el nuevo escenario que dibuja Bruselas a partir de 2013 y en la búsqueda de una mayor implicación de las administraciones públicas, el sector privado y la sociedad rural, el Programa de Desarrollo Rural de Andalucía -al que dedicó su conferencia Pedro Cerezuela, coordinador de Agricultura y Ganadería de la Consejería del ramo- establece los ejes de actuación y, a partir de éstos, medidas concretas para alcanzar el objetivo de impulsar la economía y la sociedad, sin olvidar las raíces y sin descuidar el entorno, del medio rural.

El cuarto y último de los ejes del programa se centra en el Leader, que se presenta como un instrumento transversal para interactuar con los otros tres pilares del desarrollo rural y fomentar, según destacó en su ponencia Francisco Alba, jefe del servicio de Programas de Desarrollo Rural, la participación de la sociedad civil. En este sentido, los grupos de desarrollo rural (GDR) ocupan lugar destacado como motor de esta participación igualitaria, que además debe primar a la mujer y los jóvenes como colectivos más desfavorecidos hasta la fecha.

"La sociedad rural tiene algo que decir, de ahí que la necesidad de un proceso de participación endógena, de abajo arriba" que permita culminar el recorrido ya iniciado, que ha generado inversión privada en el medio rural, algo impensable para muchos, y que ha permitido que sociedad rural crea en sus posibilidades. En este periodo, en el que Juan Antonio Blanco aseguró que "no podemos dar marcha atrás" y en el que "el desarrollo rural tiene mucho que decir y aportar", el turismo también merece mención aparte, de ahí la presencia ayer en las jornadas del delegado provincial del ramo, José María Reguera, quien esbozó los errores de la actividad turística tradicional y la necesidad de planificar bien el futuro, en particular en un el territorio rural, en el que el entorno es parte esencial.

El turismo rural sostenible enlaza con los planes de la Junta y la Consejería de Innovación -representadas ayer por el director de Emprendedores y Programas de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía para los parques naturales, motivo central de la última ponencia de las jornadas. En resumen, el delegado provincial de Agricultura apuntó a la necesaria participación de la sociedad y la implicación de lo público y lo privado en "este camino lo debemos hacer todos juntos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios