Foro Joly. José Luis Bonet, presidente de la Camara de Comercio de España

Los empresarios marcan sus 'líneas rojas': estabilidad, empleo e inversión

  • El presidente de la Cámara de Comercio de España reivindica un Gobierno estable que deje trabajar a las empresas. La internacionalización de las pymes, la "gran oportunidad" del país.

Comentarios 2

"Lo que realmente preocupa hoy a las empresas es contar con un horizonte de estabilidad para poder seguir invirtiendo y crear empleo". En estos tiempos que tanto se habla de líneas rojas, los empresarios marcaron ayer las suyas con una nitidez incontestable: democracia, Estado de derecho, Estado de bienestar y economía social de mercado para seguir creando empleo y riqueza. A sólo cuatro días de las elecciones y tras seis meses de Gobierno interino, el presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, reclamó un Ejecutivo estable que libere el horizonte empresarial. Porque sí, se puede "sobrevivir con un Gobierno en funciones", pero no de forma indefinida, aseguró Bonet en Granada ante un foro de más de 200 empresarios y representantes institucionales, planteando que si alguien tiene un sistema "alternativo" debe ponerlo ya sobre la mesa. Ahora bien, si no lo hay, el país debe seguir "por ese camino" que, aunque imperfecto -el presidente de la institución cameral citó la corrupción y los recortes-, es el mejor de los que ha probado España.

José Luis Bonet, el ponente de lujo del foro organizado por el Grupo Joly, editor del periódico Granada Hoy, en colaboración con el Grupo Covirán, pronunció varias veces durante su discurso las palabras cooperación y colaboración. Lo hizo para hablar de la situación política -instando a los partidos a negociar y a llegar a grandes acuerdos para garantizar la estabilidad y los avances-; para desentrañar el nuevo papel de las Cámaras de Comercio -que deberán fomentar la cooperación entre sectores- y para exponer el futuro del tejido empresarial.

En el terreno de los negocios, el presidente de la Cámara de Comercio de España destacó que la colaboración debe implantarse entre las grandes empresas y las pymes, y que el ámbito de esta cooperación necesaria está claro: la internacionalización.

Porque, según Bonet, la clave del futuro de las empresas y de la economía está en la salida al exterior, y quien no se haya dado cuenta a estas alturas está en serios apuros. En diez años, los empresarios se han hecho conscientes -en muchas ocasiones a golpes- de que el mercado exterior es la tabla de salvación de sus empresas, de que difícilmente su aventura tendrá éxito si no dan el salto al extranjero y deciden aferrarse al mercado local y nacional. "La crisis ha tenido la ventaja de enseñar a las pymes de forma muy dura que a quienes estaban fuera les iba mejor. En diez años, las pymes se han dado cuenta de que tienen que salir sí o sí". Bonet aseguró que el "cambio de mentalidad y de actitud" de las pymes es "la gran oportunidad de España", que si "salen con éxito" y guiándose por la red de empresas españolas internacionalizadas, la economía española se hará, por fin, más fuerte. "España ha llegado tarde a muchas cosas, pero también ha corrido", indicó el presidente de la Cámara de Comercio de España, que destacó que el fomento de la internacionalización es uno de los pilares fundamentales de la actividad cameral, como paso imprescindible para ganar competitividad. En ese sentido, Bonet reclamó también la necesidad de mejorar el capital físico, el humano, el tecnológico y el comercial, apostando por fomentar la marca y las redes comerciales.

El presidente de la Cámara de Comercio de España aseguró que la nueva estructura de la organización, reinventada y reorganizada a partir de la eliminación de la cuota cameral y de la Ley de Cámaras de 2014, no cambia ni un ápice sus encomiendas principales, que pasan por la defensa institucional, por el aumento del desarrollo económico a través de la internacionalización y la competitividad, y la defensa sectorial. "Las Cámaras no tienen que verse en temas menores, lo nuestro es la defensa de las empresas y tirar del carro de la economía".

En ese trabajo, Bonet apostó por la colaboración con las organizaciones empresariales, abandonando la actitud "insensata y cainita" que ha habido en ciertos momentos. "Somos los mismos, tenemos que estar de acuerdo y coordinarnos en beneficio de las empresas y de la sociedad".

El presidente de la Cámara de Comercio de España, de la empresa Freixenet y del Foro de Marcas Renombradas Españolas hizo ayer una oda al papel del empresario y de la empresa en la economía y el desarrollo social. José Luis Bonet, que recordó que las empresas "están sirviendo al país", instó a los empresarios a "afirmarse", a ser líderes y a reclamar a las instituciones a que los defiendan. Y, por supuesto, a estar a la altura de sus demandas y de lo que representan. "Hay que mirar la innovación, la calidad, la marca y la internacionalización", haciendo hincapié en las tres 'T': "Talento, tenacidad y trabajo". Ése, según Bonet, "es el camino que tiene que seguir España para seguir progresando".

El presidente de la Cámara también lanzó un mensaje claro a los empresarios jóvenes, aplicable al resto: "Que luchen". Pese a haber sido "maltratados" por la crisis, pese a haber pasado muy malos momentos y haberse dejado la piel, ahora el problema "lo tienen que resolver ellos". Y ante esa obligación tienen dos opciones: "Indignarse o apostar por sí mismos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios