Coyuntura Nubes y claros de la economía española

Los pensionistas cobrarán 3.000 millones por el desvío de la inflación

Comentarios 0

Incumplir los objetivos siempre tiene castigos. El Gobierno tendrá que destinar cerca de 3.000 millones de euros a compensar a los pensionistas por la desviación de precios en 2007 en caso de que la inflación interanual en noviembre (mes de referencia para la revalorización de las pensiones) coincida con el dato del Índice de Precios al Consumo Armonizado (IPCA) que se conoció ayer y que, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), se situó en el 4,1 por ciento.

Cálculos del Departamento dirigido por Jesús Caldera revelan que cada décima de desviación del IPC por encima del objetivo del 2 por ciento supondrá un coste de 72 millones de euros para la paga compensatoria a los pensionistas, por lo que, ante una hipotética desviación de 2,1 puntos, la Seguridad Social tendría que abonar 1.512 millones de euros. Además, la consolidación de esta desviación en la nómina de las pensiones del próximo año supondría una cantidad similar (otros 1.512 millones de euros), lo que elevaría el coste total a unos 3.024 millones. Esta consolidación se aplicará al Presupuesto del próximo ejercicio y la paga de compensación, que el Ministerio abonará en enero a los más de ocho millones de pensionistas españoles (1,5 millones andaluces), podría ascender a una media de 200 euros, dato que confirmará Trabajo con el dato definitivo del IPC.

La inflación de noviembre, mes que se toma como referencia para la actualización de las pensiones, se disparó hasta el 4,1 por ciento, cinco décimas más que en octubre y la tasa más alta desde enero de 2006 -del 4,2-, según el indicador adelantado del IPCA. El dato definitivo se conocerá el 14 de diciembre.

El fuerte incremento de los precios del petróleo -la gasolina y el gasóleo están en máximos anuales- y los alimentos continuaron repercutiendo negativamente en la inflación, que podría no haber tocado techo según el ministro de Economía, Pedro Solbes. "En los próximos meses seguirá en niveles relativamente altos", indicó.

Señaló que este 4,1 por ciento es una "cifra temporal", aunque la inflación seguirá elevada por el efecto base, especialmente del petróleo. Asimismo, advirtió que la situación no se resuelve con "soluciones mágicas", sino trabajando "a largo plazo" para ser "tan eficientes" como otros países europeos.

Por su parte, el portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, señaló que una inflación del 4,1 por ciento demuestra que nadie se está ocupando de la economía española y el Gobierno está "desbordado". Lamentó que los españoles sean ahora "más pobres" y su poder adquisitivo inferior. También desde IU, el coordinador ejecutivo de Economía, Javier Alcázar, denunció que el Gobierno está dejando que los trabajadores y las economías más modestas sufran y paguen la "desbocada" inflación "como puedan" y "en solitario".

El indicador adelantado del IPCA se conoció el mismo día en que el Ministerio de Industria publicó su último estudio sobre los precios de los productos de gran consumo. Los alimentos envasados son los que más se han encarecido en los últimos seis meses, casi un 5 por ciento -ver texto adjunto-. El director general de Política Comercial, Ignacio Cruz Roche, atribuyó esta subida al proceso de fabricación, mientras que la distribución "no está contribuyendo" al aumento. La ministra de Agricultura, Elena Espinosa, consideró, sin embargo, que no debe hablarse de "responsabilidades concretas" y que no pretende acusar "absolutamente a nadie" por el encarecimiento de los alimentos.

más noticias de ECONOMÍA Ir a la sección Economía »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios