90 segundos para evacuar el A400M

  • El avión pasa con nota las pruebas de evacuación necesarias para lograr la certificación del aparato · Más de 400 personas participan en los ensayos, entre ellos militares españoles y alemanes, y voluntarios sevillanos

Comentarios 3

Apto para salvar vidas. El A400M ha logrado demostrar que, en situaciones de emergencia extrema, está preparado para desalojar a su pasaje y tripulación en condiciones de seguridad. Y todo en menos de 90 segundos, como exige la normativa internacional. El avión militar que se ensambla en Sevilla da, así, un paso más hacia la certificación que necesita para poder operar a partir de 2013 cuando se entregue la primera unidad a Francia. 

Los ensayos de evacuación del A400M se han llevado a cabo durante la primera quincena de septiembre en la planta de Airbus Military de San Pablo (Sevilla). En ellos participaron más de 400 personas, entre militares del Ejército del Aire español y alemán, y voluntarios sevillanos. "Agradecemos enormemente la respuesta de los ciudadanos a nuestro reclamo: fueron más de 650 los que se presentaron, aunque finalmente sólo 110 formaron parte de la experiencia", explicó Juan Silva, responsable de la Línea de Montaje Final (FAL) del A400M. 

En total, los participantes tuvieron que abordar cinco pruebas en tierra -ver texto adjunto- en las condiciones más desfavorables posibles bajo la atenta mirada de los representantes de las autoridades certificadoras europeas -agentes procedentes de cada uno de los países compradores del aparato-. Pero, ¿cuáles son esas condiciones adversas? Básicamente, tres. Una, oscuridad total. "Se adaptó el hangar en lugar de hacer el ensayo fuera para no contar siquiera con la luz de la luna y las estrellas", señaló Silva. Dos, bloqueo de la mitad de las salidas de emergencia. "Instantes antes del simulacro, se bloquearon dos de las cuatro puertas para que la tripulación no supiera cuáles eran", añadió. Y tres, desconocimiento total por parte de los participantes del avión y la prueba para garantizar la espontaneidad de su reacción.

Airbus Military utilizó el quinto avión de desarrollo, que volará en diciembre y formará parte de las entregas a Francia, para estos ensayos. Tuvo que que sacarlo, incluso, de la línea de montaje -de hecho, sólo dos de sus motores eran reales-. De las cinco pruebas que albergó, la que más expectación generó fue la civil, por los voluntarios que congregó (110). "Se llevó a cabo el domingo pasado en un ambiente jovial; todo fue sobre ruedas, pese a que alguno se hizo una fisura y otros se doblaron el tobillo", indicó Silva. En calentamiento previo y el suelo acondicionado no evitaron las lesiones provocadas por el salto desde la puerta, de 1,5 metros. 

Tras los simulacros de evacuación, sólo restan los ensayos en vuelo para obtener las certificaciones civil -prevista para finales de año- y militar -para 2012-.

más noticias de ECONOMÍA Ir a la sección Economía »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios