El superávit del Estado se reduce un 80% hasta mayo

  • La desaceleración económica merma las cuentas del Estado al sumar sólo 2.722 millones de euros frente a los 13.592 del año pasado.

Comentarios 1

La desaceleración económica está mermando el superávit de las cuentas del Estado que, en los cinco primeros meses del año, se redujo el 80 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior y sólo sumó 2.722 millones de euros frente a los 13.592 de un año antes.

Estos datos fueron presentados hoy en el Congreso de los Diputados por el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, quien achacó el acusado descenso del superávit a la desaceleración económica, principalmente en lo que afecta al sector inmobiliario, y al aumento de los costes empresariales por el alto precio del crudo.

El superávit alcanzado hasta mayo, que equivale al 0,24 por ciento del PIB fue resultado de unos ingresos de 60.351 millones de euros, el 8,9 por ciento menos que entre enero y mayo del año pasado, y unos pagos por 57.629 millones, el 9,5 por ciento más.

En términos de caja, que computa los ingresos y pagos cuando se efectúan y no cuando se comprometen, como hace la contabilidad nacional, el Estado tuvo un superávit hasta mayo de 3.186 millones de euros frente al déficit de 11.220 del pasado año.

En el capítulo de ingresos, con datos tanto del Estado como de las entregas a cuenta de las comunidades autónomas y ayuntamientos, la recaudación ascendió a 82.445 millones de euros, un 4 por ciento menos que un año antes.

De éstos, los impuestos directos aportaron 40.489 millones, con un crecimiento del 3,3 por ciento, y destaca la fortaleza del IRPF cuyos ingresos aumentaron el 9,8 por ciento debido a las retenciones del trabajo y del capital.

Por el contrario, la recaudación por el Impuesto de Sociedades se redujo el 19,7 por ciento.

Los ingresos por impuestos indirectos se redujeron el 13,4 por ciento hasta los 35.585 millones.

Así, la recaudación por IVA aportó 26.299 millones, el 17,8 por ciento menos, debido, un mes más, a la disminución de los ingresos brutos ligados fundamentalmente al sector de la construcción, así como al agravamiento del efecto del alto precio del petróleo.

Por el contrario, los impuestos especiales aportaron 7.977 millones, el 2,5 por ciento más.

De este capítulo destaca la recaudación del Impuesto sobre las Labores del Tabaco, que aumentó el 9,9 por ciento, mientras que la recaudación del Impuesto sobre Hidrocarburos se redujo el 2,4 por ciento debido al menor consumo por el encarecimiento del crudo.

En el capítulo de los pagos, que sumaron 56.737 millones, el 4,5 por ciento más que un año antes, los gastos financieros alcanzaron los 7.082 millones, el 12 por ciento más que en los cinco primeros meses de 2007.

Los pagos por gastos de personal se elevaron hasta los 9.259 millones, el 6,5 por ciento más y las transferencias corrientes crecieron hasta mayo el 6 por ciento y sumaron 32.516 millones de euros.

Según estos datos, a finales de mayo, el Estado tuvo una necesidad de endeudamiento de 746 millones, cifra muy inferior a los 4.627 millones de euros de un año antes. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios