Clave de Sur

Errejón pone el dedo en la llaga desde Sevilla

  • El lugarteniente de Iglesias le recuerda a Díaz que el adversario es Rajoy y que necesitan al PSOE.

Comentarios 1

CONFORME avanza la campaña se enfatiza la polarización entre los que sólo ven posible desalojar a Mariano Rajoy del Gobierno votando a Unidos Podemos y quienes para frenar que Pablo Iglesias se convierta en inquilino de La Moncloa creen que la opción útil es reforzar al PP. Entre hoy y mañana se publican los últimos sondeos permitidos antes de que los españoles que votan decidan la nueva configuración del Congreso de los Diputados y el Senado y vienen a confirmar el avance de azules y morados, en detrimento de rojos y naranjas, los dos partidos que intentaron la fallida investidura de Pedro Sánchez, que hunde más a los socialistas.

En la semana que queda sin que se conozcan de manera legal nuevos datos de encuestas, la importancia del papel que jugarán los 61 escaños de Andalucía en la formación de un Gobierno va a ir creciendo. Porque el PSOE andaluz aguantaría bastante mejor en el sur que en el resto de territorios relevantes y la veintena de diputados que obtebdría será totalmente decisivos en la decisión final.

Íñigo Errejón lo dejó claro ayer a su paso por Sevilla. El secretario Político de Podemos apeló directamente a Susana Díaz para avisar de que no se debe "equivocar de adversario". "Para defender a Andalucía hay que sacar al PP del Gobierno", dijo el lugarteniente de Pablo Iglesias poniendo el dedo en la llaga: si de veras el socialimo quiere mandar a Rajoy a la oposición sólo existe el camino del entendimiento con Podemos e IU. Y más cuando no hay vaticinio demoscópico que no certifique que habrá sorpasso.

Para convencerla, Errejón le expuso a Díaz los argumentos de su propio discurso político sobre la discrinación hacia nuestra comunidad. "Andalucía no puede soportar más tiempo la asfixia" que, afirmó Errejón, ha sometido el Gobierno del PP a la comunidad con la "Ley Montoro", que "esconde" el déficit público para luego culpar a las comunidades autónomas.

Y es que Errejón, para valorizar la polarización, no dudó en decir que la campaña "está marcada claramente" por disputarle al PP la victoria en las urnas: "Es la única incógnita; nos estamos disputando con el PP la primera posición" y en Andalucía se puede producir "el desempate", opinó para refrendar la relevancia del sur. "Vamos a necesitar al PSOE", dijo Errejón para impeler a los dirigentes socialistas a que "aclaren su posición (...) en esta encrucijada histórica".

La apelación a Susana Díaz pone en un brete a la líder andaluza del PSOE, porque todo hace indicar que cada vez está más lejos el deseo de Susana Díaz de que las urnas obliguen a su partido a elegir entre Rajoy e Iglesias.

Díaz tiene claro que no quiere que su partido, una vez perdida la centralidad por la errática dirección de Pedro Sánchez, se convierta en muleta de Unidos Podemos. La fuerza que de ella depende en el Congreso sería suficiente para inclinar el fiel de la balanza. A tenor de los últimos sondeos, serían andaluces uno de cada tres diputados socialistas, cuando en diciembre lo eran uno de cada cuatro.

Ella se desgañita intentando que el PSOE no se hunda, pero si los sondeos están en lo cierto, si acaso no ocurre será sólo en Andalucía. Pero Errejón puso el dedo en la llaga: si no quieren apoyarles, porque sin los socialistas Pablo Iglesias no podría gobernar, la opción es dejar gobernar a Rajoy, cuando ella hace campaña en favor de sacarle de la Moncloa.

Díaz decidió llamar ayer al electorado que alguna vez fue socialista apelando a lo más emocional: "Hace falta de nuevo volver a levantar el puño, la rosa, para darle a España oportunidades".

Pero su idea de "quitar de un lado" al "indolente" al "profundamente mentiroso" -en referencia al líder de Podemos, Pablo Iglesias-, pero "sobre todo a ese Rajoy insensible, al que no le duele nada como tiene el país", no se refleja en la opinión de los votantes que contestan en las encuestas, que anuncian el hundimiento de la candidatura de Pedro Sánchez.

Si las urnas no sorprenden con un vuelco a la predicción demoscópica, Díaz tendrá el papel determiante para decantarse por Rajoy o Iglesias, tanto si sigue fuerte en Andalucía -y dar el salto a Madrid- como si también caen en el sur. Errejón aprieta sobre la llaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios