Rivera destaca que su partido no va a contribuir a que Rajoy siga siendo presidente

  • El líder de C's pide reunirse con PP y PSOE, pero rechaza un encuentro con los partidos nacionalistas.

Comentarios 1

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha dicho que su partido no va a contribuir a que Mariano Rajoy siga siendo presidente del Gobierno, aunque ha reconocido que sus votos no son decisivos y que esta misma tarde hablará con el PP y PSOE para poner en marcha una mesa de negociación tripartita. 

No ha querido decir claramente si se abstendrá o no en el caso de que Rajoy se presente a la investidura y se ha limitado a asegurar que los 32 escaños de Ciudadanos "no son necesarios" para poner en marcha el Ejecutivo y, en cambio, sí lo son los socialistas. Con un análisis más reposado de los resultados de las elecciones de ayer, en las que Ciudadanos perdió ocho escaños, Rivera, en una rueda de prensa en la sede de Alcalá, ha admitido que si PP y PSOE logran ponerse ahora de acuerdo, Ciudadanos "no tiene nada que decir" y estará en la oposición defendiendo sus reformas. "No hay un solo votante de Ciudadanos que no sepa que no estaremos en un gobierno que tenga que estar pendiente de la corrupción de Bárcenas y Rita Barberá", ha recalcado Rivera, subrayando que si alguien quiere contar con los apoyos de la formación naranja "tiene que saber que queremos cambio". 

Rivera, tras reunirse con su ejecutiva, que le ha dado el mandato para promover esa mesa tripartita, según ha explicado, ha asegurado que esta tarde se pondrá ya en contacto con los otros dos partidos "constitucionalistas" para impulsar esas conversaciones, en las que no piensa incluir a los partidos "separatistas y nacionalistas y tampoco a Podemos". 

Ciudadanos, ha argumentado, no quiere que el Ejecutivo de España vuelva a pasar por los nacionalistas como en los últimos treinta años y ha señalado que la desigualdad o las cuestiones de la unión son "innegociables". "Sólo con los tres podremos conseguir estabilidad y también que haya cambios" porque PP y PSOE, "sin Ciudadanos", no van a hacer cambios que no han hecho en 35 años. 

Ha insistido en que hay que montar esa mesa sin poner por delante "los sillones" de nadie, pero al mismo tiempo Rivera mantiene el veto a Rajoy al asegurar que los 3,2 millones de votantes de ciudadanos no servirán para hacerle presidente otra vez. 

Albert Rivera ha pedido a PP y PSOE que "abandonen la guerra fría y las trincheras ideológicas" para sentarse a negociar y empezar a hablar de las reformas que necesita el país. Por otro lado, cree que la pérdida de ocho escaños (de 40 a 32) y nueve décimas de apoyo electoral, puede haber tenido que ver con el voto del miedo y a la irrupción inesperada del "brexit" en el tramo final de la campaña, que ha podido perjudicar las perspectivas electorales de su partido. 

Y para tener una visión fiable de lo que ha podido suceder, Ciudadanos, que se mantiene como cuarta fuerza política, ha encargado un informe al Comité Electoral de su partido para analizar los porqués de su caída. 

A la espera del análisis, el candidato de Ciudadanos a la Presidencia del Gobierno ha indicado que sí ha podido jugar en su contra la bajada de la participación, la polarización de la campaña, las apelaciones al "voto del miedo", la irrupción del "brexit" y las previsiones de los sondeos. "Muchas cosas nos han afectado", ha enfatizado el líder de la formación naranja. 

Tal y como ha explicado, ayer 3,2 millones de personas dijeron en las urnas que no son de izquierdas ni de derechas, sino de centro, lo que certificar que "el centro existe" y que Ciudadanos "no es flor de un día" sino que ha venido "para quedarse". También ha señalado que el acuerdo que en la anterior legislatura firmó con el PSOE para salir del bloqueo y favorecer la gobernabilidad no ha penalizado a Ciudadanos, y prueba de ello es que han sido 3,2 millones de votantes, perdiendo trescientos mil sufragios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios