"Pero qué bien sienta ganar"

  • Juanma Moreno elige Cádiz para su primer balance provincial de la victoria electoral y ya mira firme hacia San Telmo: "Vamos a devolver Andalucía a los andaluces"

Como una gran empresa que acaba el año con un balance enormemente positivo, ayer el Partido Popular hizo su propio reparto de beneficios. El líder de los populares andaluces, Juanma Moreno, quiso elegir Cádiz para hacer su primer balance del éxito. Porque, quedó claro, desde el último militante de base del rincón más alejado de la provincia, hasta el propio Moreno Bonilla, todos estaban ayer exhultantes. Tanto que, al principio de su intervención (y eso que fue el último de varios), el líder del PP-A no pudo evitarlo: "Pero qué bien sienta ganar".

No le faltaban motivos. El aplastante triunfo electoral en la provincia fue la base para hacer un recorrido por todos los bastiones conquistados y, más allá, por aquellos que habrán de venir. Las palabras que ayer más sonaron en boca de los representantes populares fueron "orgullo y satisfacción". Agradecieron sin cesar. Sabían que han derrotado a todos sus adversarios, en Cádiz, en Andalucía y en España, y lo disfrutaron. Lo están disfrutando. Eso sí, sin perder la cabeza. Insistieron en eso.

Para Juanma Moreno, que sacrificó parte de su tiempo para estar en el Palacio de Congresos de la capital gaditana (era el cumpleaños de su esposa), el acto de ayer fue el broche de oro a una etapa pero el comienzo de otra. Dijo que ya lleva dos años seguidos en campaña electoral, pero sin duda los buenos resultados cosechados frente a su rival, la socialista Susana Díaz, lo espolean. "Andalucía no es de Susana Díaz ni del PSOE, ni es del PP ni de Juanma Moreno; vamos a devolver Andalucía a los andaluces". Aplauso cerrado.

Moreno Bonilla mira decididamente a San Telmo. "El casi millón y medio de andaluces que han cogido la papeleta del PP la van a volver a coger. Ahora tenemos una base estable que tenemos que fidelizar y asumir el reto de esa enorme responsabilidad", afirmó. Y también miró hacia Madrid: "Le digo al PSOE que acepte el resultado electoral, el preferido para gobernar se llama Mariano Rajoy; que se dejen de líos y permitan la gobernabilidad de este país". Y, a modo de profeta bíblico, enlazó: "Pobre de aquél que nos lleve a unas terceras elecciones, porque será castigado en las urnas".

También hubo otra palabra que sonó con fuerza. Miedo. La usó primero el presidente provincial del partido, Antonio Sanz, también eufórico, mimetizado en el ambiente de enorme y lógica alegría. "Ha habido muchos ciudadanos que en esta campaña se han acercado a nosotros, incluso llorando, con miedo de lo que podía ocurrir en este país con las propuestas que llegaban de la izquierda más populista. Y han confiado en este partido, que es el que les garantiza su seguridad, la de sus hijos, la del empleo y la educación".

Sanz no hizo caso de las premisas previas con los tiempos de intervención (cinco minutos que apenas cumplieron "el Rey del Campo de Gibraltar", como definió a José Ignacio Landaluce el propio Juanma Moreno; y el secretario general, Antonio Saldaña). El presidente del PP rindió la justa pleitesía a los esfuerzos de quienes les han votado, de militantes, interventores y de todos los alcaldes que han logrado el triunfo en estas elecciones generales. Tanto que, ya que Teófila Martínez no habló de los resultados en la capital, lo hizo él mismo. "Nunca podré alcanzar la energía, el sacrificio y la pasión de Teófila. Te queremos más que nunca". Para, a continuación, atacar a los rivales: "Kichi, eres un perdedor, has perdido las elecciones; estás en la Alcaldía por un acuerdo con el PSOE". Y también hubo para el alcalde de El Puerto, el socialista David de la Encina. "Otro de los alcaldes de despachos ha quedado tercero estas elecciones; si tuviera dignidad ya habría dimitido". Y finalizó acordándose de la secretaria general del PSOE de Cádiz, Irene García, también presidenta de la Diputación. "No la he escuchado en todo el día; esta provincia necesita un cambio y tenemos que recuperar ya la Diputación". Más aplausos.

Y Teófila Martínez, a la que no hizo falta entrar en muchas profundidades, sólo con hablar del "partido de la honradez, de la gente", y de insistir en que "ahora tenemos que responder nosotros, con carga de trabajo para astilleros, con las infraestructuras del Campo de Gibraltar, presionar al Gobierno para que la terminal de contenedores no se quede vacía", sólo con esos mensajes brotaron solos los "te queremos" y los aplausos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios