Un resultado que la amarra más a la Junta

  • Tras la primera derrota del PSOE-A desde que es secretaria general, el salto a Madrid vuelve a alejarse.

Comentarios 17

El resultado que obtuviese el PSOE andaluz en las elecciones generales condicionaba el futuro político de Susana Díaz, a la que muchos dirigentes del socialismo español veían como relevo de Pedro Sánchez en el próximo congreso, especialemente si hubiese perdido la hegemonía de la izquierda.

Finalmente, el PSOE retrocedió en toda España 120.606 votos y cinco escaños, aunque en términos relativos (por la diferencia en la participación) creció levemente: un 0,66%. De  éstos, 77.651 se perdieron en Andalucía: el 64,38%.

El destierro definitivo del sorpasso en la izquierda coincidió además con la primera derrota del PSOE-A ante el PP-A desde que Susana Díaz es la secretaria general de los socialistas andaluces. 

Estos resultados alejan la posibilidad de que la presidenta de la Junta de Andalucía pelee con Pedro Sánchez por el liderazgo nacional del partido en el congreso extraordinario que debe convocarse ahora, después de que en mayo se aplazase por la repetición de las elecciones.

Dicho de otra manera, las elecciones generales amarran a Susana Díaz más a su tarea como gobernante en la Junta.

Prueba de ello es que un eufórico Juamna Moreno dijese que en vez de sorpasso, lo que ha habido es surpasso. 

Susana Díaz prefirió hacer una lectura positiva por haber frenado a Unidos Podemos en el Sur. La presidenta autonómica resaltó que que el PSOE-A "ha sacado más de 500.000 votos a Podemos en Andalucía" con lo que "ha salvado a la izquierda española del peligro del populismo" y es "la tercera vez consecutiva que lo consigue, ya lo hicimos en marzo y en diciembre".

La referencia a marzo no es casual. Es su gran éxito. Tanto por el resultado como por el adelanto electoral en un año.

Díaz tiene claro que "los ciudadanos no han confiado en el PSOE para hacerse cargo del Gobierno y eso es algo que debemos aceptar y actuar en consecuencia".

Pese al mal resultado en la comunidad, Díaz interpretó que han conseguido demostrar que "el PSOE era la única garantía de cambio real en el país".

Es más, quiso explicar la victoria del PP en el hecho de que el  interés de Unidos Podemos ha sido derrotar al PSOE. "Honestamente, creo que es un dato objetivo y sobre el que todos debemos reflexionar", dijo 

Díaz quiso minimizar la derrota de su partido en Andalucía, al admitir que el PP también ha sido la fuerza más votada en Andalucía pero "por un escaso margen, bastante menor que en España". Para ella, la derrota de su partido en el Sur se debe por la concentración del voto de la derecha y la fragmentación del voto de la izquierda.

De hecho, quiso enfatizar que el PSOE "sólo ha conseguido ganar en tres provincias", y las tres "han sido andaluzas", concretamente Sevilla, Jaén y Huelva. 

Aunque el dato es cierto omite que el PSOE-A no sólo ha perdido en la comunidad en votos y escaños, sino que en ninguna provincia de las ocho los socialistas han logrado ganar en escaños. Empatan en todas en las que no ganó el PP.

Con ese balance será difícil que ahora opte al liderazgo nacional, sobre todo porque Pedro Sánchez ya anunció en campaña que, se diera el resultado que se diese en las urnas, él optaría a la reelección como secretario general.

Los próximos días y semanas serán cruciales para confirmar si  esta tercera ventana de oportunidad para que la andaluza fuese la líder del partido en toda España se frustra como las anteriores.

Pesará mucho el papel que juegue en el PSOE en la conformación del Gobierno. Porque Susana Díaz ya fue partidaria en diciembre pasado de que su partido fuera a la oposición, aunque luego Pedro Sánchez acabase siendo el único candidato a la investidura. Pero el secretario general socialista se presentará ante el comité federal de nuevo con el peor resultado del PSOE en la democracia, aún peor que hace seis meses. Las espadas seguirán en alto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios