El segundo 'sorpasso' (al PP)

  • El primer mitin conjunto de Unidos Podemos le da vueltas al discurso del miedo al plantear que socialistas y populares temen su vertiginoso avance

Las encuestas vaticinan el sorpasso de Unidos Podemos al PSOE el 26-J. Pero la coalición formada por Podemos e Izquierda Unida es más ambiciosa: se plantea ir más allá y ganar incluso al Partido Popular. "No queremos quedar segundos. Hemos venido a ganar al PP. Vamos a por ellos", arengó el líder de IU, Alberto Garzón a las alrededor de 1.500 personas que acudieron en Málaga al primer mitin conjunto de la formación. Los asistentes se pusieron de pie al grito de "sí se puede". 

El lema se repitió entre los ocho oradores que intentaron movilizar a militantes y simpatizantes para que durante la campaña convenzan a los votantes. Garzón, en cuya presentación se recordó que es el político más valorado, recordó que hay mucho en juego: "Estamos ante una oportunidad histórica. No nos jugamos las próximas elecciones, nos jugamos las próximas generaciones".

Banderas republicanas, de IU, de Podemos y 300 sombrillas que la organización repartió para apaciguar el terral tiñeron de color la Plaza de la Merced. Sobre el escenario, ocho políticos con una media de edad bastante joven. Cinco hombres y tres mujeres. No hubo corbatas, pero sí rampa contra las barreras arquitectónicas, una traductora del lenguaje de signos y zona de juegos infantiles "para que no digan que no conciliamos".  

Y entre los mensajes algunos quedaron clarísimos:  la derogación de las dos reformas laborales (la del PP y la del PSOE), la defensa de la educación y la sanidad públicas, la lucha contra la precariedad laboral, el freno a los deshaucios y medidas para que "no se expulse a los jóvenes con una patada en los aeropuertos". Garzón reprochó al PP la "corrupción ilegal" de los casos Barcenas y Gürtel, pero también le responsabilizó de la "corrupción legal" de las privatizaciones y la bajada de impuestos para los ricos. "No nos resignamos a que el dios mercado te mande a otro país como un mero recurso humano", advirtió. Entonces, del fondo de la plaza, los más entregados le corearon que "España, mañana,  será republicana". 

Hubo algunos guiños a la unidad. Como cuando Garzón le dijo a Alberto Montero -número uno por Málaga- que el 20-D no le había votado. Entonces ambas formaciones concurrieron por separado. "El 26-J estaré orgulloso de poder votarte", afirmó. 

Hubo mensajes que recordaron la "generosidad" de la unidad entre Podemos e IU y advertencias contra cualquier intento de división. "Nosotros somos la gente, el pueblo español y no nos van a dividir con etiquetas. Estamos en condiciones de recuperar las instituciones y la soberanía para nuestro pueblo", dijo Íñigo Errejón, el número dos de Podemos, que cerró el acto. El dirigente repasó el vertiginoso recorrido que ha hecho la formación en apenas cinco años. Lamentó el bloqueo que surgió del 20-D, pero lo interpretó como una segunda oportunidad. "En España ha hecho falta mucha lucha y muchas muertes para que el empate lo decidiera la gente".   

La formación le dio incluso la vuelta al discurso del miedo al plantear que son ahora PSOE y PP los que se asustan con su avance. Y hablando de temores, la líder de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, hizo un llamamiento a "perder el miedo en las urnas" y en la calle a la hora de defender los derechos y los servicios públicos.

Al PSOE, Errejón le recordó que el adversario no es Unidos Podemos, sino "los despidos baratos, los recortes y el saqueo". Por eso dijo que hay que recortarle terreno al PP e instó a que nadie se distraiga porque hace falta un último esfuerzo. Y finalizó: "Adelante, que lo tocamos con la punta de los dedos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios