Niño de Elche. Cantaor

"Intento mantener la menor relación posible con los flamencos"

"Intento mantener la menor relación posible con los flamencos" "Intento mantener la menor relación posible con los flamencos"

"Intento mantener la menor relación posible con los flamencos"

-El festival Cosmopoética de Córdoba lo presenta hoy como a un "rompedor de barreras y experimentador de mensajes perturbadores". ¿Qué va a ofrecer?

-Las etiquetas siempre son complicadas y ayudan poco, sólo a crear prejuicios. Leeremos poesía y textos. Algunos no son míos, pero considero que son necesarios.

-¿Qué le pide a la poesía?

-A la poesía no le pido mucho, más bien a la gente que ejerce la poesía. La poesía es al final un mecanismo de supervivencia.

-Hablaba de textos que son necesarios. ¿A qué autores se refiere?

-Ernesto Cardenal siempre lanza un mensaje alentador, o Ramón Andrés, otro poeta filósofo que leo muchísimo. Y luego están los poetas de la conciencia: Enrique Falcón, Antonio Orihuela o Jorge Riechmann, que son pilares para mí.

-¿Cuál es la relación de su música con la poesía?

-Siempre han ido unidas, desde que empecé a hacer música, pues el flamenco tiene esta cosa poética. Nunca lo he visto separado. Como decía Machado: Lo poético se canta y el cante es poesía.

-¿Cómo ha sido su evolución? ¿Va a ponerle límites a la experimentación?

-No sé definir lo que hago. La experimentación como tal es una forma de entender una lógica, una manera de relacionarse, es una práctica vital para mí. Tengo muchos límites, no me catalogo como una persona que los cruza. Uno va haciendo cosas y encuentra hasta dónde puede llegar. Al final se mezclan la vida y el arte, que son la misma cosa.

-¿Se considera un transgresor?

-Depende de con quién me compares, pues la transgresión se mide respecto a lo que tienes al lado. Siempre digo en plan de mofa que si a mí se me considera un transgresor eso habla muy mal de la sociedad en que vivimos.

-¿En qué proyectos anda inmerso ahora mismo?

-Este mes termino mi próximo disco, que es una antología de flamenco heterodoxo dirigida por Pedro G. Romero y producida por Raül Fernández Refree. Es una obra extensa, con sus densidades, en la que hacemos un barrido por todo el flamenco heterodoxo. Paradójicamente, cuanto más atrás te vas, más experimental es. Estarán Val del Omar, Antonio Machado, el performer Valcárcel Medina, Vicente Escudero, Tim Buckley, Mikel Laboa, Cagancho… También estoy inmerso en el proyecto Infancias, de Miguel Álvarez Fernández, en el que más que música hago sonido. Además trabajo en un nuevo libro de poesía, que seguramente saldrá el año que viene. Y he colaborado en una película, un documental… Siempre estoy metido en muchos proyectos. Y, por supuesto, están las giras, los conciertos con Exquirla y los últimos de Voces del extremo. Es un disco que lleva dos años de rodaje y que finiquitaremos este 2017.

-¿Qué piensa del panorama actual de artistas emergentes como Rocío Márquez, Rosalía o Sílvia Pérez Cruz? ¿Ve una revisión o una renovación?

-En el caso de Rosalía y Rocío Márquez, revisitan el flamenco tradicional o clásico e intentan darle un halo fresco desde la producción y la composición. Sílvia no está tan metida en el flamenco, no es su línea nuclear. Hace también canción catalana, brasileña, chanson… Las tres son voces necesarias y cada una ha abierto una pequeña puerta para públicos sobre los que yo no tenía ninguna esperanza.

-¿Qué relación tiene con los flamencos más puristas? ¿Qué piensa de ellos?

-Más bien con los flamencos en general… Intento mantener la menor relación posible, es lo más sano. Es gente con la que, en general, no quiero compartir mi tiempo, es un mundo en el que tengo muy pocos amigos. Cuando empecé a acceder a esos festivales, al tercer o cuarto me di cuenta de que aquello no era lo mío. Durante un tiempo ni me han llamado ni yo quería ir, y ahora que me conocen más, algunos me llaman pero lógicamente no voy.

-¿Se siente más cómodo en el Sónar o en un festival de rock?

-Sí, toda mi trayectoria está mucho más cercana a eso. Es una cuestión de estética y espíritu.

-¿Qué opina de lo ocurrido el domingo pasado?

-He estado dos semanas en Barcelona con la grabación del disco, y todos los días se producía el mismo debate. Siempre he sido contrario a la represión policial, con muchas erres, como decía el poeta. Es el brazo armado de los gobiernos. Soy un fiel contrario a a la Policía y a la Guardia Civil, es el fascismo sociológico llevado a la vida cotidiana. Aunque, como decía Cohen, todos llevamos un pequeño nazi dentro. Ojalá lo que ha pasado ayude a que se controle más.

-¿Qué futuro le ve a Cataluña?

-Pertenezco a la primera generación que ha entendido que el futuro no existe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios