"Los chavales hablan de la pornografía que ven en internet, pero no de sexo"

-Hablemos de sexo.

-Bien. Hoy se habla poco.

-Algunos dicen que no tienen otra cosa en la cabeza...

-Nada... La chavalería habla hoy más, pero de lo último que han visto en internet, de guarradas que llevan en el móvil... No de sexualidad.

-¿De pornografía?

-Cosas que a mí me sorprenden y ellos han visto con sólo 14 años. Los menores quieren imitarlas, sin importarle el riesgo... No se conocen de nada y se van detrás de un coche y allí hacen de todo.

-¿Qué falla?

-En nuestra cultura se nos ha prohibo hablar de sexo, se ha considerado pecado. Como la gente no habla de sexo, los gobiernos tampoco y no se prohíbe la pornografía, por ejemplo. ¿Cómo vamos a ser tan retro? Error.

-¿Y tan perdidos están los jóvenes?

-Se informan por internet. Pero los foros son corrales de vecinas, desinforman.

-¿Internet hace daño?

-En los temas sanitarios los médicos estamos preocupados, porque genera obsesión. Hay quien por un grano cree tener un cáncer.

-Hoy se habla más de sexo, pero se cuentan mentiras.

-Y sirve de poco. A nivel de pareja, tampoco se habla. Hay sociedades, como las del norte de Europa, donde se habla más, aunque leyendo Milenium nos hemos enterado de que tampoco es ninguna maravilla...

-¿Aquí se practica más sexo ?

-Sí. Los mismos chavales me comentan que un chico bien parecido y musculado, aunque no sepa hacer la o con un canuto, se arregla, se da una vuelta, invita a una chica... Una copa y se lo comen todo.

-Más práctica y más riesgo.

-Y más problemas. Cuando uno come langostinos todos los días acaba aburrido. Lo han vivido todo de los 18 a los 24 años y cuando se meten en una casa como pareja no saben qué hacer, se aburren y quieren salir a ligar...

-¿El sexo está detrás de las rupturas de pareja?

-Sí. Hay que explicar que el sexo no es algo maravilloso, es muy agradable si tiene una serie de connotaciones: afectivas o no afectivas, también vale el sexo por sexo, pero sólo de vez en cuando...

-Eso tiene consecuencias.

-Enfermedades. Hay chicas que me dicen que si llegan a saber lo que era la verruga que tenía su chico no se habrían ido con él... No están enamorados.

-Enfermedad y embarazo.

-Muchos, aunque la píldora poscoital ha suavizado el tema. De no existir, el número de abortos sería extraordinario. El problema es que se abusa de ella, muchas se la toman a la primera que cae.

-Abortos a los 16 años. ¿Está bien planteada la ley?

-Yo ahí patino. Depende de la joven, si es madura o no. Pero, sin duda, es un avance para la mujer, que está sometida aún a restricciones.

-¿La sexualidad es machista?

-Mucho. Y falta valor político para afrontar estos temas. Si una chica está bien educada y es religiosa, no tendrá relaciones, no se quedará embarazada ni abortará.

-Es un debate moral.

-Hay que educar bien. La pelea es quién lo hace. La religión se está portando mal al querer imponer su criterio.

-¿Los padres están más desinformados que los hijos?

-Sí, pero ya hay padres que tienen treinta y pocos años y son más abiertos, han oído hablar de sexo. Cuando yo empecé había más charlas de información, se hablaba de sexo en positivo, luego se derivó a la prevención...

-A repartir preservativos en los institutos.

-Sí, eso sirve de choteo. Son campañas llamativas, pero no efectivas.

-¿Hay que enseñar sexualidad en las escuelas?

-Prefiero que algunos profesores que he conocido enseñen matemáticas, antes que sexualidad. Pero hoy en el paro hay al menos 300 titulados en sexología...

-¿Qué propone?

-Que las administraciones los empleen en dar charlas, no sólo en pintar bordillos.

-El interés por el sexo no es sólo cosa de jóvenes.

-Sí. Los mayores son hoy más activos. Practican más.

-¿El sexo ayuda a ser feliz?

-Hace más divertida la vida.

-¿Y la alarga?

-No. Pero el sexo hace que la gente se cuide más, que quiera estar bien... Una persona feliz enferma menos.

-¿El sexo cura?

-Arregla muchos problemas. Yo vendo la idea, por ejemplo, de sexo sin penetración. No se trata sólo de viagra... Mejora el espíritu.

-Una receta fácil.

-Un buen libro erótico y dos horas de sexo. Sin prisa.

-¿120 minutos?

-El estrés provoca problemas. Y la crisis no ayuda mucho. Dice una canción que cuando la pobreza entra por la puerta el amor salta por la ventana.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios