Rafael valencia. arabista, profesor de historia de al-andalus

"El muro de Berlín se trasladó al Mediterráneo"

-¿Conoce Faluya?

-Es una población importante atravesada por el río Éufrates. Para llegar a Bagdad viniendo de Jordania hay que pasar por el puente de Faluya.

-Dicen que allí están atrapados veinte mil niños al borde de la desnutrición...

-Llegué a Iraq a finales de 1977 y estuve hasta principios de 1982. En 1980 comenzó la primera guerra del Golfo, el conflicto entre Irán e Iraq y aquella fue una guerra civilizada, si es que eso es posible decirlo.

-Como académico de Buenas Letras, ¿quién tiene más predicamento en el mundo árabe, Shakespeare o Cervantes?

-Cide Hamete Benengeli, a quien le atribuyen la autoría del Quijote. A la fuerza ahorcan, Cervantes estuvo preso en Argel y habría terminado en galeras de no haber sido rescatado por los frailes mercedarios. Después, eso sí, de haber intervenido en la más alta acción que vivieron los siglos, la batalla de Lepanto.

-¿Conoció a Emilio García Gómez, padre del arabismo moderno?

-Me lo presentó mi maestro Juan Vernet en septiembre de 1975, el mes de los últimos ajusticiamientos de Franco, en un congreso del Consejo Superior de Investigaciones Científicas en Barcelona. Me dijo que en la Punta del Diamante, un bar que había junto a la catedral de Sevilla, ponían el mejor café del mundo. Allí tenía tertulias con Joaquín Romero Murube y con el duque de Alba, el padre de doña Cayetana.

-¿Usted siguió sus pasos en Bagdad?

-Él llegó como embajador en Iraq para entregarle las cartas credenciales al rey Faisal en 1958. El día que llega a Bagdad se produce el golpe de Estado que acaba con la vida del monarca. Se convierte en primer embajador ante el nuevo régimen, la primera república del general Abdul Karim Qasim. Cinco años después éste fue depuesto mortalmente por Ahmed Hasan Al-Bakr, el que en 1979 nombra a Sadam Husein.

-¿Es casual que Franco y cierta izquierda coincidieran en ser proárabes y antijudíos?

-Cuando yo estuve en Bagdad conocí gente que había participado en los dos bandos en la llamada Guerra Civil española. Una vez escuché en un café de Bagdad cantar en árabe la canción del frente de Gandesa. Olvidé su apellido, pero el hombre se llamaba Rafael, pertenecía a una comunidad cristiana de Iraq, la mayor parte han desaparecido o han tenido que emigrar, la razón de la sinrazón del primer capítulo del Quijote...

-García Gómez escribió El siglo XI en primera persona. ¿Cómo se escribirá el siglo XXI?

-Yo creo, hablando de España, que en 1916 el país estaba peor que ahora y en 1816, peor que en 1916. Algunos me dicen que soy optimista por naturaleza. Por mi trabajo tengo que viajar a África y Asia y a la fuerza tengo que ser optimista. Hablo de países como Siria o Iraq, horror de los horrores, Egipto o Libia.

-¿El petróleo es elemento de integración o de perturbación?

-Es uno de los grandes motores de la economía internacional. Puede ser un factor de estabilidad y también de desestabilización. Lo que somos hoy es producto de lo que hicimos ayer y lo que seremos mañana es producto de lo que hagamos hoy. Es responsabilidad de todos.

-Usted nace en Berlanga, provincia de Badajoz y apellido del cineasta que dirigió Moros y cristianos. ¿Esa fiesta tiene los años contados?

-Moros no es un término necesariamente peyorativo como tampoco lo era morisco. En el Quijote aparece la figura del morisco Ricote, un personaje positivo. Uno de los valores de la obra de Cervantes es que refleja la España de aquel tiempo sin caer en una visión monolítica ni simplista. La primera parte la escribe antes de la expulsión de los moriscos y la segunda, en 1615, después. Una agresión gravosa para el país que se vendió políticamente como el enemigo.

-Desde el año 711 a 2016, embarcaciones que cruzan el Mediterráneo, invasores o náufragos...

-El Mediterráneo siempre ha sido un mar de intercambio. En los primeros años noventa, el muro de Berlín se trasladó a ese mar a escala global. Mientras no haya un desarrollo en todas las partes del mundo el asalto a una supuesta fortaleza del bienestar va a seguir produciendo dificultades en las sociedad de origen y en las de destino.

-¿Cómo iba usted?

-Hice varias veces el viaje Berlanga-Bagdad.

-Otra vez Berlanga y París-Tombuctú...

-Iba hasta Italia, cruzaba a Grecia y en barco viajaba hasta Siria. Desde allí a Bagdad cruzando por Faluya.

-¿Vivió el esplendor de Damasco?

-Me gustaba muchísimo Alepo, ciudad que pasó de doscientos mil habitantes a dos millones y medio. Tenía edificios de la época romana que han sido destruidos. En Siria se ha juntado lo peor de cada casa.

-¿Es legítimo que Estados Unidos recomiende a sus ciudadanos no viajar a Europa cuando no se hizo lo mismo tras el 11-S?

-Eso forma parte de la guerra comercial, política. ¿Qué es un país seguro? ¿Qué es un país inseguro?

-¿Le piden consejo comunidades árabes que quieren abrir una mezquita?

-Unas veces sí, otras no. Me piden consejo sobre negocios o inversiones. El hecho de que el capital sea árabe no lo convierte en malo ni que sea europeo es bueno ni muchísimo menos. Depende de las personas y los colectivos. Hace cuarenta años las personas que venían de Oriente se identificaban más por ser árabes que por su vinculación con el islam.

-¿Van a dejar de verse jeques árabes en la Costa del Sol?

-Ahora el flujo de capitales viene de todo el mundo.

-Nunca ha habido unas Olimpiadas en el mundo árabe...

-Es verdad. México, Múnich, Montreal, Moscú, Los Ángeles...

-El Mundial de fútbol de Qatar en 2022...

-El de Argentina 1978 lo viví en Bagdad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios