javier lópez facal. analista de política científica y gestión de investigación

"El nacionalismo es el que inventa las naciones, no al contrario"

-Un libro sobre nacionalismo. Qué aridez.

-No crea. No hay mujeres frígidas, sino hombres inexpertos. Cualquier tema puede ser tratado con ironía y ternura. Lo importante es no aburrir.

-Usted es un experto en la cultura clásica griega. ¿Qué dirían ellos del nacionalismo?

-Nacionalismo, racismo, feminismo... todo esto es muy reciente. Incluso la idea del progreso lo es. La filosofía griega te ayuda a admirarte de las cosas, a tener un método de trabajo. A los griegos el nacionalismo les sonaría a chino.

-Desmonta mitos .

-Mito es una palabra muy fina que lo que realmente quiere decir es cuento. Los nacionalismos son colecciones de cuentos. No una reinterpretación de la historia, no: un cuento.

-Cuénteme un cuento.

-Uno muy bueno, el del patrón de España, un señor que vino a predicar en el año 40, cuando ni siquiera los herederos de Cristo habían decidido que lo suyo era predicable. Es absolutamente inverosímil.

-Los catalanes tienen su propio cuento, su guerra contra España.

-No y hay mucho que decir. Fue una guerra de sucesión. En Barcelona eran de los Austrias y en Tortosa de los Borbones... Esa fue la guerra, nada de Cataluña contra España.

-Y los ingleses dejaron tirados a los barceloneses.

-Si las naciones tuvieran un espíritu, el de los ingleses sería ni amigos ni enemigos, sólo intereses.

-Los nacionalistas tienen que construirse su historia. Necesitan sus santos y sus mártires.

-El pasado no existe y el futuro no se conoce, lo único que tenemos es el presente y la Historia es una construcción del pasado desde el presente. Durante años la versión oficial de nuestra historia fue que una república de rojos quemaba iglesias y mataba curas; ahora, se prohíben los símbolos franquistas para borrar todo el pasado y en esa cruzada se incluyen símbolos que no vienen del franquismo. Es unanueva construcción del pasado. Me recuerda una tienda que había en Santiago en la que se leía se hacen antigüedades.

-No diga eso a los vascos, el pueblo más antiguo del mundo.

-¿Antiguo? Todos venimos de los neardentales. Los vascos son geniales. Una vez, viendo una web de una de las lendakaritzas, me encontré con que se afirmaba que los vascos ya estaban en estas tierras hace ¡150.000 años! Les escribí, no pude evitarlo: hace 150.000 años no existía el homo sapiens y, de hecho, faltaban algunas glaciaciones para que apareciera. No me contestaron, pero la siguiente vez que entré en la página ya sólo ponía miles de años.

-El nacionalismo vasco quizá sea el más mitológico de todos.

-El más místico. El abuelo del nacionalismo vasco era un agente doble francés y el padre fue Sabino Arana, que inventó los símbolos, desde la bandera, imitando la Union Jack, hasta el nombre de Euskadi. Hizo una transferencia de la religión a la política. Todo lo ancestral que conlleva el nacionalismo vasco se remite a la época de nuestros bisabuelos, a la misma época que se inventó, yo qué sé, la tortilla de patatas o el fútbol. El nacionalismo, por tanto, es tan viejo como la tortilla de patatas, que no es muy vieja.

-¿Alguna opinión sobre el nacionalismo andaluz?

-Pues es un caso muy singular, ya que tendría todos los componentes para tener un fuerte sentimiento nacionalista si no fuera porque su simbología es la que ha asumido la cultura española dominante. Flamenco, Costa del Sol, toros, castañuelas... es lo que el extranjero asocia con España. Así es muy difícil tener identidad. Y el nacionalismo inventa las naciones, no al contrario.

-¿Cómo lleva que el himno español no tenga letra?

-Para las tonterías que se dicen en los himnos...

-¿Qué tal la letra del himno andaluz?

-Pretenciosa y aburrida, pero no es de las peores.

-¿Cuál es de las peores?

-El himno sueco es delirante. Habla de su tierra bañada de sol y sus prados verdes en un país en el que la mitad de su territorio tiene seis meses de noche casi total y desde octubre está cubierto de nieve. El alemán también se las trae: quitaron la primera estrofa del Deutschan uber alles porque hablaba de ríos que ya no son de su territorio; quitaron la segunda porque hablaba de las mujeres alemanas y era políticamente incorrecto... y dejaron el tercero que debió escribirlo un jefe de negociado, que es una loa burocrática y grisácea.

-Pero el fenómeno del nacionalismo existe, no se puede negar, igual que la tortilla de patatas.

-El hombre no es sólo un ser racional, también es un ser simbólico y sentimental. Cuando ves en Andalucía una madera policromada a la que rinden culto y le cantan saetas no puedes negar que el sentimiento existe. Si quemo mi camisa a nadie le importa; si quemo una camisa con los colores de España puedo tener un problema. Esto nos puede llevar a un problema, claro, está ahí, pero es importante recordar, porque todos sabemos que es así, que nos encontramos ante un hecho absolutamente artificial.

-Pues habrá que abordarlo de alguna manera porque, de momento, no parece que el nacionalismo vaya a tener una muerte apacible.

-El nacionalismo está durando mucho, como el machismo. La razón, la equidad y la ecuanimidad se abren camino poquito a poco, pero son los únicos antídotos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios