Bono regresa a la política

José Bono regresa a la primera línea de la política. El ex ministro de Defensa y cinco veces presidente de Castilla-La Mancha aceptó la propuesta del presidente del Gobierno de encabezar la circunscripción de Toledo así como ser el candidato para presidir el Congreso de los Diputados en caso de que el PSOE gane las elecciones de marzo.

El anuncio oficial se produjo en la sede socialista de la calle Ferraz después de un encuentro de cerca de una hora entre Bono y José Luis Rodríguez Zapatero.

Bono, que dimitió de su cargo como ministro de Defensa el 7 de abril de 2006 para dedicarse a su familia, explicó que aceptó la propuesta de Zapatero porque desde el mismo día en que dejó la política el presidente del Ejecutivo le anunció que iba a ser "tenaz y pertinaz" en su persuasión para hacerlo volver a la política. "Y no ha dejado de hacerlo -recordó Bono- hasta que hoy [por ayer] ha hecho público ese ofrecimiento".

El ex presidente manchego volvió a usar el símil del ajedrez para asegurar que es "un peón más" que quiere aportar lo que tiene". "He aceptado porque quiero ser consecuente, como ciudadano y como socialista", señaló.

El candidato socialista por la provincia de Toledo, que elogió la labor del actual presidente del Congreso, Manuel Marín, explicó que intentará "escuchar al que nos ataca porque quien discrepa puede tener razón. Sin embargo, eso no significa que yo sea de derechas. Ser moderado es de inteligencia", concluyó.

Bono se comprometió a trabajar por defender la opción del "progreso frente al retroceso", la del "entendimiento frente a la crispación" y la de la "solidaridad frente a la insolidaridad".

Por su parte, el secretario de Organización, José Blanco, quien compareció con Bono, explicó que esta decisión de anunciar por primera vez un candidato a presidente del Congreso antes de las elecciones responde a "un acto de transparencia" y no a uno de "prepotencia" y que, por el momento, no se tiene previsto anunciar un presidente del Senado o futuros ministros.

De manera paralela, en los pasillos del Congreso de los Diputados se producían las primeras reacciones. El presidente del Gobierno, que no hizo declaraciones tras su encuentro con Bono en la calle Ferraz, aseguró que "lo importante es contar con los mejores y Bono es de los mejores".

Por su parte, el portavoz del PP en la Cámara Baja, Eduardo Zaplana, dijo que esta noticia suponía "otro serial" y aseguró que "el banquillo debe ser pequeño y la imaginación corta porque no supone ninguna novedad".

Los portavoces de CiU, PNV, ERC, IU-ICV y Eusko Alkartasuna recalcaron por su parte que la Presidencia del Congreso en la próxima legislatura no depende sólo del Grupo Socialista, sino que ha de ser votada por el conjunto de los grupos parlamentarios.

Así, el secretario general de CiU y portavoz de los nacionalistas, Josep Antoni Duran Lleida, advirtió que la federación nacionalista "tendrá mucho que decir y que decidir", no sólo respecto al futuro de Bono, sino también sobre quién dirigirá el Gobierno.

Desde el PNV, Josu Erkoreka afirmó que "seguramente será mejor" tener a Bono como sucesor de Manuel Marín que "como presidente de Administraciones Públicas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios