Gesto por la Paz insta a asumir a la izquierda 'abertzale' que ETA fue un error

  • La coordinadora organiza en Bilbao el XII Acto de Solidaridad con las Víctimas.

La coordinadora Gesto por la Paz de Euskal Herria afirmó ayer que la izquierda abertzale debe asumir que la violencia terrorista fue "un error, algo que no tenía que haber ocurrido".

Gesto por la Paz organizó ayer en Bilbao el XII Acto de Solidaridad con las Víctimas, en las que incluyó a las de ETA, el GAL, el Batallón Vasco Español, de Comandos Autónomos Anticapitalistas e Iparretarrak; también incluyó a víctimas de "incontrolados ligados a la extrema derecha" y a las producidas por "actuaciones indebidas y desproporcionadas" del Estado en su lucha antiterrorista.

A este acto, celebrado bajo una intensa lluvia, asistieron el consejero vasco de Interior, Rodolfo Ares; la directora de la Oficina de Atención a las Víctimas del Terrorismo, Maixabel Lasa; el secretario general de UGT-Euskadi, Dámaso Casado, y el parlamentario del PNV Iñigo Iturrate, entre otros.

Antes del acto, Jesús Herrero, miembro de la comisión permanente de Gesto por la Paz, se refirió a la declaración efectuada el sábado por la izquierda abertzale en la que expresó su "pesar" a las víctimas "provocadas tanto por la violencia de ETA como por las estrategias represivas y de guerra sucia de los estados español y francés".

Para Gesto por la Paz se trata de un "paso necesario, pero todavía insuficiente" porque la izquierda abertzale tiene que asumir una "responsabilidad específica" sobre una violencia terrorista que "ha contextualizado y justificado durante años"

Instó a la izquierda abertzale a que "separe claramente" a las víctimas de los "conflictos políticos" y no las vincule "ni con la superación" de dichos conflictos "ni con la justificación de lo que haya podido ocurrir".

El acto consistió en el recuerdo de 940 personas asesinadas en 158 municipios de España y el extranjero desde 1968 y en la colocación de gomas de colores en un mapa con esas localidades marcadas. También se mantuvo un minuto de silencio y se leyó un manifiesto en el que constató el "inconmensurable alivio" que supone para la sociedad que ETA decida dejar de matar, aunque añadía que esta misma decisión constituye la "prueba más fehaciente" de que se podía haber tomado antes de que se produjeran víctimas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios