El Gobierno rechaza la fuerza para liberar a los pescadores

  • Moratinos confiesa que aún "no hay una oferta" porque "no se sabe qué están buscando" los secuestradores

La diplomacia es la estrategia planteada por el Gobierno para tratar de solucionar la crisis del atunero Playa de Bakio, secuestrado desde el domingo frente a la costa somalí. El secretario general del Mar, Juan Carlos Martín Fragueiro, subrayó que se están haciendo "todos los esfuerzos por la vía diplomática", comandados desde ayer sobre el terreno por el embajador español en Kenia. Las familias de los 13 rehenes gallegos y vascos siguen con angustia el conflicto, mientras mantienen la esperanza de que se consiga una pronta resolución, especialmente después de que la armadora del buque haya asegurado que las vías abiertas para la liberación van "muy bien", según la mujer del patrón del barco.

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, confirmó la llegada a Mogadiscio, la capital somalí, del embajador en Kenia, Nicolás Martín Cinto, en declaraciones a TVE. El jefe de la diplomacia lanzó "un mensaje de firmeza y determinación a los piratas" y transmitió otro "de seguridad y serenidad" a los familiares de los secuestrados.

No obstante, quiso dejar claro que "estas negociaciones llevan su tiempo" y, por tanto, la paciencia es básica en una crisis donde "lo fundamental es la integridad física de toda la tripulación". Sobre la petición de un posible rescate por parte de los asaltantes, Moratinos aclaró que "no ha habido una oferta" aún y, de hecho, no se sabe siquiera "lo que están buscando".

La solución pasa por el diálogo, especialmente con otros países aliados y las autoridades somalíes. Según fuentes de la Consejería gallega de Pesca y Asuntos Marítimos, el embajador en Kenia a habría mantenido un encuentro con el primer ministro del país africano, Ali Mohamed Gedi, de quien recibió una promesa de total disposición. También se refirió a estos esfuerzos el secretario general del Mar, quien desde Bruselas apuntó que el Ejecutivo español está haciendo "todos los esfuerzos por la vía diplomática" para "solventar este conflicto", que hasta la fecha no ha causado heridos.

El mismo optimismo fue transmitido por la casa armadora del Playa de Bakio, Pevesa, a las familias. La mujer del patrón, Angelines Mariño, mantiene comunicación diaria con su marido. "Hablamos muy poquito pero, por lo menos, nos permitió quedarnos más tranquilos porque dijo que les trataban muy bien", explicó. La hija de otro de los pescadores, Ainhize Sesma, mostró en Radio Euskadi su esperanza de reencontrarse con su padre el lunes.

Paralelamente a los trabajos para concluir el rescate, se ha generado un debate sobre la necesidad de atajar la situación en una zona del océano Índico especialmente conflictiva, ya que sólo este año se han registrado ocho abordajes. Para buscar soluciones, el Gobierno apostará por la cooperación internacional que permita la extradición de los piratas, informó el Ministerio de la Presidencia. España ya está en contacto "con una serie de países especialmente interesados, como Francia y EEUU, y otros socios europeos, africanos y asiáticos, con el fin de adoptar una resolución y definir de manera concertada la línea de actuación más adecuada en el seno de Naciones Unidas".

El PP recordó que "ningún gobierno legítimo del mundo puede negociar con piratas", aunque dará un "margen de confianza" a las actuales gestiones. El portavoz popular de Asuntos Exteriores, Gustavo de Arístegui, opinó que para atajar el incremento de la piratería se debe implicar a la ONU y la OTAN.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios